#COLUMNA Soliloquios de café: ¿Derechos humanos? #11Abr

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.
DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS.

El Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX), alianza impulsada por actores públicos y privados con el objetivo de garantizar el acceso equitativo a las vacunas que se logren desarrollar contra el coronavirus COVID 19, que es uno de los pilares de acceso acelerado de herramientas contra COVID 19, cuyos fundadores fueron: La Organización Mundial de la Salud, La Comisión Europea y el Gobierno de Francia (Fuente: Wikipedia), informó sobre las previsiones de vacunas a cada país, pero no incluyó en su detalle a Venezuela, que mantiene una deuda de más de 11 millones de dólares con la OPS y mientras no la salde no podrá accesar a las vacunas de COVAX.

Fue aprobado un acuerdo para solicitar ante la Oficina para el Control de Activos en el Extranjero del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés) de la liberación de una parte de los fondos retenidos por Washington con el propósito de financiar el acceso de Venezuela al mecanismo COVAX.

El acuerdo contempló unos 18,1 millones de dólares para honrar la deuda y otros 12,1 millones de dólares para la logística necesaria para mantener la cadena de frío de las vacunas.

La OPS y UNICEF son las organizaciones encargadas en las Américas de distribuir las vacunas de COVAX, creado por las Naciones Unidas para garantizar el acceso de todos los países a las vacunas al mismo tiempo.

Se dijo que el acuerdo fue sellado entre actores políticos, el Ministerio de Salud, las sociedades científicas y la academia de medicina, entre otros. Se explicó que las vacunas previstas para Venezuela son las de AstraZeneca y aclaró que son producidas en Corea del Sur y no en Europa, donde dos lotes presentaron efectos adversos que luego fueron aclarados por las autoridades regulatorias europeas y por la Organización Mundial de la Salud.

El 15 de enero, Venezuela descartó autorizar el uso de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus ante efectos negativos registrados en algunas personas.

No quedó claro si el cambio de procedencia ya no representa un obstáculo para la eventual llegada de la vacuna de AstraZeneca al país.

Aunque la primera traba relacionada a la deuda ha sido sorteada, aún faltan más pasos.

“Luego de ese pago es necesario ratificar que existen los fondos suficientes” de alrededor de 100 millones de dólares para asegurar el envío de unos 2,4 millones de dosis de la vacuna.

“El sector salud y los actores políticos han demostrado que es posible avanzar y se está optimistas en los resultados”.

El envío se hará una vez que Venezuela concrete ese segundo pago, y que será en la segunda ronda de asignaciones prevista a través de COVAX…“PARA DESPUÉS DE MAYO”.

Por ahora se está vacunando a parte de la población con la vacuna rusa Sputnik y con la china Sinopharm.
Fuente: https://apnews.com

Entiendo que este proceso contempla el envío de, tan sólo, 2,4 millones de dosis de vacunas, pero, somos alrededor de 26 millones de ciudadanos, los que vivimos en Venezuela, monto neto si sacamos la cantidad de la diáspora calculada.

Tenemos sectores que necesitan, “URGENTEMENTE”, la vacunación masiva: los trabajadores del sector salud; sector educativo; sistema de transporte; agro alimentario; los niños, ciudadanos de la tercera edad que dieron todo en su intento de lograr que Venezuela fuera el mejor país del mundo, entre otros, resaltando que, “TODOS”, estamos en un estado de vulnerabilidad ante el desastre socio económico en el cual sobrevivimos.

Pero… Se debe ser pragmáticos en cuanto a la vacuna a utilizar, porque no podemos servir de Conejillos de India. Se trata de la vida y cuando se pierde no existe vuelta atrás, por tanto, instituciones como la Academia de Medicina, deben asumir el control del sistema a aplicar.

¿RESPONSABLES?

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios