#OPINIÓN La teoría de la evolución y el amor #13Abr

William Amaro Gutiérrez | Ilustración: Victoria Peña |

La verdad, me gustaría mucho que los evolucionistas, ateos y comunistas, que niegan a DIOS como Creador de todo lo que existe en el Universo, me explicaran cómo apareció el amor en el ser humano. Me explicaran cómo “evolucionó” el amor del animal, del mono, al hombre. Ya que según ellos venimos del chimpancés. Pero me temo no convencerán a nadie, por cuanto el amor no evolucionó, nos viene de nuestro Creador, de Dios, de nuestro Señor Jesucristo. Y lo deja claro. “Nosotros amamos porque Él nos amó primero. Si alguien dice: «Yo amo a Dios», pero aborrece a su hermano, es un mentiroso” 1Juan 4:19,20.

Les cuento. Steve acababa de ganar la lotería de Ohio. Eran varios millones de dólares los cuales cobraría a razón de 107.000 dólares por año, por 20 años. Y Kim, su esposa, estaba eufórica, emocionada, tremendamente extasiada por la noticia. Pero, afrontaba una seria dificultad. Tenía un amante. El nuevo estatus económico social le complicaba su relación adúltera. Pero no quería dejar ni el dinero ni la aventura con su amante. Por lo cual, decidió mandar a asesinar a su esposo. Cuando lo planificaba con el asesino por teléfono, su hijo de 21 años escuchó con detalle como lo harían y le contó todo a su padre, por lo cual la denunciaron a la policía, fue detenida y llevada a la cárcel.

La gran pregunta que nosotros haríamos a cualquier lector que le suceda lo mismo es ¿Cómo reaccionaría ante el comportamiento de esa mujer que era su esposa? Con toda seguridad, la mayoría la dejaría que se pudriera en la cárcel. Pero, sorprendentemente Steve no la abandonó a su suerte y mantuvo contacto con ella. La visitaba a menudo y suplía sus necesidades. Buscó asesoría legal, retiró las acusaciones, logró le redujeran la pena y al final pagó la fianza y la sacó de prisión. El amor demostrado por este hombre. Su candor, su fidelidad tocaron las fibras más íntimas de Kim y comparó la antigua aventura que tuvo, con el verdadero amor que este hombre le prodigaba.

Entonces, se produjo el fenómeno que los incrédulos no aceptan. ¿Cómo desperdiciar ella la fidelidad de este hombre? ¿Cómo seguir siendo infiel cuando lo dio todo para sacarla de aquel infierno? ¿Cómo no aceptar ese gran amor que estaba frente a si? Cuando salió de prisión se echó en sus brazos y le dijo “Por favor nunca, nunca me dejes”. Muchos tildaron de loco a Steve y él lo dijo de manera sencilla. “Si, el amor verdadero tiene mucho de loco”.

¡Así es el amor de Dios!. Incondicional. Nada de lo que hagamos va a disminuir el amor que Dios tiene por nosotros. Nuestras acciones no determinan su amor, lo determina su propio corazón. Cuando nos llama a unir nuestras vidas a él, cuando nuestras malas acciones quebrantan su corazón, cuando sus milagros se los atribuimos a deidades que no tienen nada que ver con ÉL, cuando nuestras equivocaciones le afligen constantemente, nada quebranta su amor por nosotros. “El amor de Dios por la raza humana es una forma peculiar un amor nacido de la misericordia, pues el ser humano es completamente inmerecedor… La misericordia implica la imperfección de aquel sobre quien se la confiere. La misericordia comenzó su existencia activa debido a la imperfección del hombre”. Helen White.

A nosotros solo nos queda aceptar ese amor incondicional obedeciendo su palabra. Hacer de ella una nueva manera de vivir, de existir, lo cual nos llevará a compartir ese mismo amor con nuestros semejantes, sean familias o no. La cual se extenderá hasta aquellos que tal vez no nos ven con buenos ojos.

¡Hasta la próxima semana Dios mediante por la WEB!

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios