#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Homo erectus – Homo sapiens – Homo sapiens depraedator (Parte VIII) #14Abr

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

“La emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo, pero es una carrera que podemos ganar. La crisis climática está causada por nosotros y las soluciones deben venir de nosotros. Tenemos las herramientas: la tecnología está de nuestro lado”.
Antonio Guterres. (30-04-1949).

Antonio Manuel de Oliveira Guterreses un político, ingeniero físico y profesor portugués. Desde el 1 de enero de 2017 es el secretario general de las Naciones Unidas.
Fuente: Wikipedia

El cambio climático es uno de los problemas medioambientales más graves de los últimos siglos. Este fenómeno se ha visto hiperacelerado y empeorado por la acción humana, lo que conlleva, entre otros muchos problemas, a que las especies no tengan tiempo de adaptarse y muchas vayan desapareciendo.

Debemos darnos cuenta de la magnitud del problema y de que hay que actuar cuanto antes para reducir su avance y sus consecuencias, algo que cada vez es más complicado, pues el planeta no se recupera fácilmente.

Podríamos definir la biodiversidad como toda la variabilidad de seres vivos, ya sean animales o vegetales, que hay en la Tierra, incluyendo los ecosistemas y complejos de los que forman parte como, por ejemplo, praderas, estepas, bosques o ecosistemas de aguas continentales y marinos, entre otros. Por tanto, se trata del conjunto de variedad biológica del planeta, aunque también podemos referirnos a la variedad de seres vivos de una zona del planeta.

El cambio climático es el nombre que se da al cambio que hay en los patrones meteorológicos del clima de todo el planeta Tierra, cuando se da de manera significativa y dura durante un periodo de tiempo variable, pudiendo ser desde décadas hasta millones de años.

El cambio climático tiene muchos puntos de acción sobre la biodiversidad de especies.

Si estos cambios continúan produciéndose de manera cada vez más intensa, la biodiversidad se verá gravemente amenazada con consecuencias graves, como la extinción de un elevado número de especies.
Fuente: ecología verde.com

Continuará…

Es obligatorio hacer un alto al análisis que hemos venido haciendo sobre la destrucción del planeta para llegar a lo que en materia ambiental ocurre en nuestro país y en nuestro terruño, para hacer un llamado a reflexión a las autoridades a quienes compete preservar la salud de los venezolanos como el derecho humano que es y que atañe al “Derecho a la Vida”. Esto, referente a la urgente necesidad de establecer y ejecutar métodos de prevención y control efectivos sobre la pandemia que azota a la humanidad conocida como Covid 19 o Coronavirus, y para ello es perentoriamente necesaria la vacunación masiva de la población, en especial, a los sectores más vulnerables como son los trabajadores del sector salud, educativo, transporte, personas de la tercera edad y las que padecen de enfermedades como las respiratorias, etc.

Sin obviar que, “TODOS”, estamos en un estado de vulnerabilidad ante el desastre socio económico en el cual sobrevivimos; una lucha cotidiana contra la insalubridad creada por la falta o ausencia de agua potable, mal funcionamiento del servicio de aseo urbano, la destrucción de la infraestructura del sistema de salud, la falta de médicos, la desprotección con la cual prestan sus servicios y hasta por el desastre eléctrico que daña aparatos utilizados para la preservación de la vida como, por ejemplo: los nebulizadores.

Se debe ser pragmáticos en cuanto a la vacuna a utilizar, porque no podemos servir de Conejillos de India. Se trata de la vida y cuando se pierde no existe vuelta atrás, por tanto, instituciones como la Academia de Medicina son idóneas para el control del sistema a aplicar.

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios