#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: ¿Hacía dónde vamos? #28Abr

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

“Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y la inexperiencia de los hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”.
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte Palacios y Blanco.
Fuente: https://citas.in/frases

Parte del discurso ante el Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819.

Cual Ave fénix resucita de entre las cenizas el pensamiento imborrable del Padre de la Patria llamando a reflexión sobre lo que está ocurriendo en nuestro sistema educativo.

La infraestructura que sirve de albergue a la enseñanza, a la experimentación, a la ciencia y a las letras, está en plena etapa de destrucción.

La falta de mantenimiento, la indolencia, el abuso de autoridad, entre otras negligencias, son las presuntas causas de su hecatombe amparada en una presunta guerra que conllevó a un supuesto bloqueo económico contra el sistema político imperante en el país, lo cual parece ser desmentido cuando transitamos por las calles de cualquier ciudad y las vemos invadidas por costosos vehículos importados, de último modelo; por todo tipo de artículos importados como son: bicicletas, motos eléctricas, juguetes, etc., etc.; cuando vamos a los denominados bodegones para adquirir los alimentos imprescindibles para nuestra subsistencia y nos encontramos con todo tipo de comestibles importados, al igual que suntuosas bebidas alcohólicas. (Entonces creo que es valedera la pregunta sobre: ¿Quién (es) tiene (n) el privilegio para realizar transacciones comerciales internacionales?

El salario devengado por nuestros educadores es irrisorio frente a la economía dolarizada imperante en el país. Puede decirse que, ante la hiperestaflación imperante, la moneda legal venezolana ya está superando al periodo de extinción y está siendo sustituida por billones de dólares que se han impuesto para realizar las transacciones mercantiles. (Aquí cabe hacer otra pregunta: ¿De dónde han salido esas inmensas cantidades de dólares con los cuales se ha cubierto las necesidades monetarias de todo un país, de casi treinta millones de habitantes? ¿Quién (es) tiene (n) la capacidad de poseer tal cantidad de dólares y cuál es su procedencia?).

Entre tanto, mientras la miseria, el hambre, la desnutrición se propaga entre la población al igual que la pandemia que amenaza a la humanidad, los integrantes del sistema educativo, maestros y profesores soportan una calidad de vida impropia para sobrevivir.

Sólo la productividad de un país puede mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y esa productividad viene dada en la medida en que, esos ciudadanos, se profesionalicen y se capaciten para el trabajo y, el crisol, donde se funde el conocimiento esta en las escuelas, liceos y en las universidades. Allí es donde se perfecciona el ser humano, como integrante de la sociedad, cuya génesis es la familia.

Es perentoria la toma de decisiones para ejecutar las acciones necesarias y rescatar al sistema educativo, dependiente del gobierno, de la fosa que se le ha impuesto.

Es imperativo detener la migración del talento probo que había logrado tener la república antes de 1999, y eso se logra mejorando tajantemente su calidad de vida, respetando las contrataciones colectivas, los acuerdos, y devolviéndoles el estándar de vida que otrora tuvieron.

Todavía disponemos de mucho talento probo al cual apelar. Queda demostrado en un trabajo realizado, con demostrado altruismo, por la “Dra. Beatriz Elena García Carmona de Lozada”, Titulado:

“La donación, como alternativa para el financiamiento para el desarrollo de programas y proyectos de investigación en la Universidad Lisandro Alvarado (UCLA). “Rescatar al sistema educativo… ¡ES NUESTRO DEBER!”

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios