#OPINIÓN Birmania, la heroica resistencia a la criminal dictadura militar #7May

Freddy Torrealba Z. | Ilustración: Victoria Peña |

Aunque se trata de un país lejano y tener una cultura diferente, Birmania es un ejemplo de una tenaz, organizada e inteligente lucha contra la dictadura militar implantada a partir del pasado 1 de febrero. Golpe perpetrado contra un gobierno elegido en comicios libres ganados por la Liga Nacional para la Democracia que dirige Aun San SuuKyi, Premio Nobel de la Paz, electa presidenta.

Birmania es un país ubicado en el sudeste de Asia con una población de 52 millones de habitantes Hasta 1948 fue una colonia británica. De los 73 años de independencia ha sufrido unos 50 en dictadura. Es rico en petróleo y gas y otros minerales que lo hace muy apetecible políticamente. Pero como siempre la distribución del ingreso es abismalmente desigual. Con la tajada mayor se quedan los altos mandos castrenses y su minoritario entorno.

En dos ocasiones la oposición ha ganado en forma aplastante las elecciones, pero los militares lo han desconocido imponiendo el poder de sus fusiles. El más reciente ocurrió el pasado 1 de febrero cuando para justificar el golpe argumentaron otra vez ”irregularidades” en las mismas.

Entre sus especificidades cabe destacar que las Fuerzas Armadas han tenido el control del parlamento que se niegan a ceder. Precisamente el golpe del 1 de febrero ocurre en momentos cuando el nuevo gobierno se proponía discutir una reforma constitucional que pusiera fin a esta situación.

Lo que llama la atención de la lucha de este pueblo es la lucidez en la conducción de la misma sin pacifismos ingenuos ni tampoco la violencia aventurera a destiempo. Tras la trastada castristas los primeros dos días posteriores fueron de una pasividad y silencio impresionantes. Las acciones de rechazo al cuartelazo se limitaron a los cacerolazos en casa y corneteos de vehículos. La dirigencia dejo en claro que quien tomara la calle le hacia el juego a los golpistas. Esa táctica se cumplió al pie de la letra por la población.

La misma se corresponde con la resistencia pacífica de no hacer nada y quedarse quieto. Movilizar la sociedad civil de forma multilateral y no aislada que lleva al desgaste de las fuerzas. Avanzar en el momento oportuno y retroceder a tiempo hasta la inmovilidad táctica. Nada de precipitaciones y aventurerismos. La manifestación apegada al principio dela guerra de mantener la iniciativa en el combate.

Al tercer día desencadenan una jornada de protestas con la participación masiva de vecinos, estudiantes, comerciantes y obreros del sector transporte. Así sucesivamente se fueron incorporando otros sectores como el de la salud. La dictadura responde con furia y asesina al menos una docena de manifestantes, pero la lucha no se detiene.

Los intereses de la geopolítica internacional están clavados en Birmania con la presencia de China y Rusia aliados internacionales del régimen. China, sobre todo, tiene cuantiosas inversiones en al menos dos sectores de la economía birmana. Desarrollan un proyecto ferroviario por más de 2 mil dólares. De allí su marcado interés en Birmania bloqueando una condena a la dictadura en el Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Por qué no hacerlo en democracia en lugar de un régimen de facto? Por esa causa la resistencia ha atacado objetivos económicos chinos instalados en el país.

Trascurridos tres meses de la cuartelada la cifra de asesinados pasa de los700 sumando los detenidos varios miles. Ello al tiempo que la oposición democrática desde la clandestinidad ha constituido un gobierno paralelo acorde con las formas de lucha. La dirigencia ha pasado a correr los mismos riesgos de la población que en la calle rechaza con contundencia a la dictadura.

Freddy Torrealba Z.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios