Banco Mundial advierte sobre consecuencias económicas de la COVID-19 en América Latina #8Jun

Katherine A. Nieto/ AP | Foto: AP |

Entre los mayores riesgos para la recuperación económica de Latinoamérica, el BM incluyó un ritmo de vacunación más lento que el esperado, y otros factores.

Las condiciones económicas en ciertos países han mejorado, sin embargo América Latina y el Caribe siguen siendo azotados por la pandemia de coronavirus y sus graves consecuencias persisten: el empleo aún no ha retomado su nivel anterior, la pobreza se ha agravado y continúa la inseguridad alimentaria, según expresó este martes martes el Banco Mundial.

El crecimiento del Producto Bruto Interno regional al finalizar 2021 sería del 5,2%, apenas por debajo del 5,6% estimado para la economía global, indicó el BM en su informe Perspectivas Económicas Mundiales. Pero para que ello ocurra, aclaró, debería existir un avance moderado en la distribución de vacunas, menores restricciones en la circulación, efectos positivos derivados de una mejor situación en las economías avanzadas y un aumento en los precios de los productos básicos.

“Las consecuencias de la pandemia siguen siendo graves”, dijo el banco en el capítulo sobre América Latina y el Caribe. “Gran parte de la región tardará mucho tiempo en logar recuperarse plenamente y volver a los niveles de producción anteriores a la pandemia”, indicó.

Durante meses la región ha sido el epicentro mundial de la pandemia y aunque a comienzos de 2021 la situación mejoró levemente en algunos países, los casos repuntaron luego en gran parte de la región. Para controlar los contagios, países como Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay redujeron la circulación de personas, provocando un fuerte impacto económico.

El acceso a las vacunas contra la COVID-19, asimismo, ha sido desigual y gran parte de los países de la región han enfrentado problemas para adquirir dosis e inmunizar a su población.

Por el impacto de la pandemia, unos 209 millones de personas eran pobres a fines de 2020, 22 millones más que el año anterior, de acuerdo con un informe publicado en marzo por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Las previsiones del BM son mejores a las estimadas por el Fondo Monetario Internacional, que en marzo pronosticó un crecimiento de 4,6% para 2021 en Latinoamérica.

Desde comienzos de este año las condiciones económicas externas mejoraron, entre ellas el precio de las materias primas y el ingreso de remesas en países como Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua. También ha mejorado el flujo de turistas en países como República Dominicana y México a niveles cercanos a la mitad de los de antes de la pandemia.

Sin embargo, señaló el informe, las monedas se han depreciado y en muchos países se ha acelerado la inflación.

“Si bien existen signos de recuperación mundial que se reciben con agrado, la pandemia sigue generando pobreza e inequidad en la población en países en desarrollo en todo el mundo”, expresó el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass. Destacó asimismo la importancia de acelerar la distribución de vacunas y aliviar las deudas, especialmente en países de ingresos bajos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios