Consejo Ciudadano por el Combustible: La escasez de gasoil afecta a Venezuela 3 veces más que la gasolina 

En un país, donde la inseguridad alimentaria alcanza el 75 por ciento debido a la caída de la producción nacional, la escasez de gasoil afecta tres veces más a la población venezolana que la falta de gasolina, la cual es sumamente grave porque las refinerías tienen dificultades para funcionar.
Esta es la principal de las incidencias que registra el Consejo Ciudadano por el Coimbustible (Consecom), organización de la sociedad civil, afiliada a la coalición anticorrupción, que ha venido monitoreando la situación nacional.
En su último boletín, que recoge los hechos más impactantes de los meses de abril y mayo, señala que la falta de combustibles agudiza la emergencia humanitaria por la cual está atravesando Venezuela.

Evaluación

En un foro celebrado en línea por Consecom, Eugenio Montoro, de Gente de Petroleo, dijo que la falta de gasoil es uno de los problemas ocasionados por la politización de Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa), la desinversión en las refinerías y el despido de 22 mil trabajadores en el 2002. La empresa no sobrepasa el medio millón de producción de crudo y tiene dificultades para que sus plantas operen las 24 horas del día. Motivo por el cual requiere de ayuda técnica de otros países y personal de respaldo. Se pronunció por  el otorgamiento de licenias de importación al sector privado, a fin de que se pueda traer el combustible.
Vicente Pérez, directivo de Fedeagro,  confesó que desde el año pasado los productores del campo han tenido que recurrir al mercado negro, para adquirir gasoil y no perder las cosechas de invierno. Este año no han tenido acceso al mencionado derivado del petróleo y el desabastecimiento se notará dentro de cuatro a cinco meses. Para sembrar una hectárea de maíz se necesita de 80 a 100 litros de gasoil.
Por su parte, José Ricardo Álvarez, representante de los cañicultores del país, dio la mala noticia de la pérdida de 350 toneladas métricas de caña de azúcar, cada una de las cuales tiene un valor de 35 dólares. Se requieren  540 gandolas de gasoil para los trabajos de ese rubro.
Edison Arciniegas, de Ciudadanos en Acción, expuso que de los 88 rubros que conforman la dieta prototipo de los venezolanos, 65 de ellos son factibles de producirse en el país; pero, en el año 2020, el 82 por ciento del plato del venezolano era importado.
La producción nacional cubre apenas el 18 por ciento del consumo. Los alimentos no pueden ser movilizados de los centros de producción a las zonas de distribución y consumo, precisamente, porque no existe el combustible para el transporte de carga. Se requiere de un millón de toneladas métricas de alimentos, pero sólo hay disponibles medio millón y apenas 80 mil se pueden movilizar. Por supuesto, hay un pretexto: la pandemia del coronavirus.

Precio

Consecom cita declaraciones del economista y especialista en materia petrolera, Luis Oliveros, quien ha indicado que la producción de gasoil apenas cubre el 60 por ciento de las necesidades que tiene el país. Pero, el 90 por ciento del inventario fue agotado.
Juan Carlos Montesinos, de la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar (AVAF) ha denunciado que una pipa de gasoil, cuya capacidad es de 200 litros, es vendida entre 60 y 80 dólares y que al detal, el litro tiene un precio de hasta 2,75 dólares.
Luis Prado, directivo de Fedeagro, también habló del costo de la pipa entre 75 y 80 dólares.
Igualmente menciona la denuncia de un producto andino, quien a una agencia internacional de noticias dijo que el transporte de hortalizas desde los Andes a Caracas tiene el costo de 300 dólares.
Lorenzo Monasterios, de Lara, declaró por su parte que los productores de Urdaneta tienen que ir a Churuguara a comprar la pipa de gasoil. Pero, en las alcabalas de aquella población falconiana al territorio larense, tienen que darles entre 5 y 10 dólares a los funcionarios uniformados para que le dejen transportar el combustible.

Muertes y protestas

En su informe, Consecom se refiere a la muerte de una niña indígena al no poder ser trasladada a un centro asistencial de la Sierra de Perijá a Machiques,  en el Zulia. El hecho motivó protestas por parte de los caciques Yaza.
Igualmente menciona otra muerte de un ciudadano y de una serie de protestas que se han realizado en todo el país, debido a la falta de gasolina y gasoil.
La escasez  de combustible ha acrecentado la conflictividad social, de acuerdo con el monitoreo que se ha venido haciendo. Porque las personas han tenido que estar entre 5 y 10 días en colas, para obtener apenas 30 litros de gasolina.
En lo que respecta a Lara existe la denuncia de que los funcionarios destacados en las estaciones de servicio  exigen entre 10 y 20 dólares para privilegiar a ciudadanos que necesitan asbastecerse del combustible.
La Autoridad Municipal de Transporte Terrestre de Iribarren y Palavecino han limitado la venta de 40 litros de gasolina a los conductores de los colectivos y, por su parte, el Sindicato del Transporte Automotor ha establecido en 25 centavos de dólar el precio del pasaje.
En Barinas, el gobernador Argenis Chávez impuso un sistema de venta a través de Internet, pero que no garantiza el suministro del combustible.

Observaciones

La mencionada organización precisa que se ha generalizado el déficit de gasoil en todo el país y sus efectos perniciosos  de venta en el mercado negro con  el evidente sobreprecio.
La falta de ese derivado del petróleo ha afectado la producción agropecuaria y se ha reducido significativamente la movilización de carga de alimentos de los centros de producción a las grandes zonas de consumo.
Desde mayo del año pasado se ha agudizado la falta de gasolina y, por supuesto, ha sido afectada la población para trasladarse a los centros dispensadores de salud y a los sitios de trabajo.
Se incrementó la distribución de gasolina por medios informales como el denominado bachaqeio, quienes han logrado adquirir la basolina subsidiada y la venden en dólares.
Se ha establecido, en algunos estados, la distribución de gasolina según el número de la placa del vehículo, lo cual ha generado conflictos.
En algunas partes los funcionarios ordenan estacionar los vehículos, cuyos conductores requieren de gasolina a cien o doscientos metros de distancia de la estación de servicio y los usuarios denuncian que la intención es darle acceso a los individuos que pagan la prioridad.
Ha aumentado la conflitividad en las estaciones de servicio por prácticas discrecionales de los funcionarios, situación que se observa a diario en todo el país.