Tormenta tropical Elsa gana fuerza mientras avanza a Florida

La tormenta tropical Elsa se está fortaleciendo y podría convertirse en huracán antes de tocar tierra en la costa de Florida que da al Golfo de México, advirtió el martes el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. El meteoro ya ha complicado la búsqueda de sobrevivientes entre los escombros de una torre de condominios que se derrumbó en la zona de Miami hace 12 días.

Además de vientos fuertes y lluvias intensas, el Centro Nacional de Huracanes, o NHC por sus siglas en inglés, advirtió que hay peligro de marejadas ciclónicas, inundaciones y tornados aislados. Se emitió una alerta de huracán para un largo trecho de la costa de Florida, desde cayo Egmont, en la bahía de Tampa, hasta el río Steinhatchee, en la zona Big Bend de Florida.

“Aunque el ambiente no es propicio para un fortalecimiento significativo antes de tocar tierra, apenas un ligero aumento en la intensidad haría que Elsa se convierta en huracán” el martes por la noche o la madrugada del miércoles, precisó el NHC en su informe de las 2 p.m.

La zona de Tampa es altamente vulnerable a las marejadas ciclónicas porque las aguas de la costa y la bahía de Tampa son muy poco profundas, de acuerdo con los expertos.

Pero en las poblaciones costeras de las islas a lo largo de la costa en el Golfo básicamente todo seguía como de costumbre, y muy poca gente tapiaba sus ventanas o tenía contraventanas para protegerlas.

Se estaban repartiendo sacos de arena gratis en varios lugares, y el martes por la mañana se abrió un número limitado de refugios contra tormentas en al menos cuatro condados del área de la bahía de Tampa, aunque no se han ordenado evacuaciones.

Nancy Brindley, de 85 años, que vive en una casa junto al mar construida en 1923, dijo que ya ha experimentado 34 ciclones tropicales y que nunca ha tenido contraventanas en su vivienda. Su principal preocupación es qué pasará con la arena de la playa adyacente y las dunas que protegen su casa y las de otras personas. Dijo que ella se quedará en casa durante el paso de la tormenta.

“La principal preocupación aquí es que, si no avanza y decide detenerse, habrá una erosión enorme”, afirmó.

Se pronostica que las bandas de lluvia de Elsa lleguen a Surfside, en la costa atlántica de Florida, empapando los escombros de la torre Champlain Towers South, que colapsó parcialmente el 24 de junio, matando al menos a 32 personas, según el recuento oficial hasta el momento. Los equipos de búsqueda y rescate han trabajado bajo la lluvia en busca de más de 100 personas cuyo paradero aún se desconoce, pero deben detener sus labores cuando hay amenazas de relámpagos.

El martes, los vientos máximos sostenidos de Elsa eran de 112 km/h (70 mph). Se pronostica su fortalecimiento gradual durante el transcurso del día, y podría adquirir la fuerza de huracán antes de tocar tierra en Florida. Su ojo se encontraba 152 kilómetros (95 millas) al noroeste de Key West y 290 kilómetros (180 millas) al sur de Tampa. Se desplazaba con dirección nor-noroeste a 16 km/h (10 mph), según el NHC.

El gobernador Ron DeSantis amplió el estado de emergencia a una decena de condados en la zona por donde se espera el paso de Elsa el miércoles.