Economista José Luis Alcocer: 47 aumentos de salario no han aliviado situación de los trabajadores #1May

-

- Publicidad -

Durante la administración de Hugo Chávez se produjeron 21 aumentos del salario mínimo y en el mandato de Nicolás Maduro, 26. Pero,  como todos sabemos, no han aliviado la situación paupérrima de los trabajadores.

- Publicidad -

Al hacer esta observación para Elimpulso.com, el economista José Luis Alcocer, empleado de la Siderúrgica del perciben los trabajadores venezolanos como de “subsistencia”.

Hay que recordar que el primero de mayo de 1998 el salario mínimo devengado por los trabajadores era de 100 mil bolívares más 105 mil 600 bolívares por concepto de bono alimentario, lo que daba como total 205 mil 600 bolívares al mes.

Ese monto es inmensamente superior al de ahorita, tomando en cuenta que de allá hasta acá al salario le quitaron 14 ceros, subrayó.

Hay una política perversa  de parte del gobierno porque sus funcionarios han dicho que el objetivo que tienen es de igualarnos, expuso. Es lo que han llamado el salario social, para que todo el mundo gane lo mismo. 

 En  ese propósito, ellos en el 2012 eliminaron  el tripartismo (el encuentro entre empleadores, trabajadores y Estado para establecer el salario mínimo y condiciones de beneficio) de la Ley del Trabajo.

¿Cuál era el propósito?

Decretar el gobierno el salario mínimo unilateralmente y, al mismo tiempo,  no discutir las convenciones colectivas.

Es por eso que en la administración pública se gana casi lo mismo y no importa el grado de instrucción académico, ni se toma en cuenta el conocimiento, la habilidad, la destreza.

El sector privado actualmente está por encima del salario mínimo, pero no es porque sea generoso sino para  mantener el personal, porque si no la gente se va de la empresa y del país buscando mejores condiciones de vida.

Eso no ocurre en la administración pública, pues, la gente no va a trabajar, llega tarde, o si no también se van del país.

Hay algo significativo, prosiguió. En el tiempo que estuvo en el poder,  hasta el

, aumentó 21 veces el salario mínimo y dese el 2013 al 2022, Nicolás Maduro lo ha aumentado 26 veces y ahora con el primero de mayo ya anunció que habrá otro aumento, lo que serían 27 veces. De seguir así, y esta es mi apreciación personal, va a alcanzar a Miguel Cabrera.

La pregunta que nos formulamos es: ¿Ha resuelto algo esa cantidad de aumentos del salario mínimo? No han aliviado nada la situación de los trabajadores.

El éxito no está en aumentar el salario mínimo sino en no aumentarlo, pero con lo que se gane se pueda vivir dignamente.

Hasta el 2010 cuando se discutían las contrataciones colectivas, se obtenían reivindaciones que nada tenían que ver con el salario mínimo.

Una vez que en el 2012 asume el gobierno todo el control sobre los trabajadores, logró su meta y tan es asi que en septiembre del 2.018 el salario mínimo pasó de 3 millones a un exabrupto: 1.800 millones de bolívares. Y Maduro dijo que no había necesidad de contrato colectivo porque ese salario estaba por encima de cualquier contrato, lo cual parecía ser cierto. Pero, a las 4 horas le quitó cinco ceros a la moneda y, entonces, el salario quedó en 1.800 bolivares. Igualó a todo el mundo.

Ese era su propósito, dijo Alcocer. El portero del hospital ganaba lo mismo que el director y el obrero raso de una empresa igual al gerente. Eso ocurre en la administración pública, pero no en el cuartel porque el soldado no gana lo mismo que su general. Asi es el diagnóstico de la situación laboral.

Difícil que este cuadro pueda mejorar. El artículo 91 de la Constitución dice que el salario mínimo tiene que ser igual al valor de la cesta básica.

Algunos dicen que el salario mínimo debe ser de 900 dólares, pero resulta que el aumento de ese salario se ha convertido en un círculo vicioso. Suponiendo que se llegue a esos 900 dólares, el resto de  los elementos que conforman la economía no va a quedar igual porque la estructura de costos no es  estática.  Al cabo de poco tiempo quedaríamos igual o peor.

La solución no es el aumento del salario minimo, sino una consecuencia, sostiene el profesional de la economía. La solución es el aumento en la producción y en la productividad, aumentar los puestos de trabajo, y la gente en vez de estar esperando un bono y  una bolsa con los productos que el gobierno quiera que consuma porque hasta le controla el gusto, viva de un salario digno.

Uno de los factores que estimula la demanda es el gusto de la gente y eso se ve claramente cuando hay preferencia por un producto o un servicio, eso aumenta la demanda. Cuando el gobierno  se hace dueño del gusto de la gente, frena la demanda en la diversidad, que permite a las personas escoger.

En este momento, un grupo familiar no puede adquirir calzado o vestido, ni línea blanca o hacer un mercado con los productos que requiere  o tener una dieta balanceada, ni nada de lo que desee, porque el ingreso no le alcanza y apenas puede comprar algo para sobrevivir.

¿Cómo define la situación de los trabajadores?

Una vida de sobrevivencia.

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

- Publicidad -

Debes leer

Advierten sobre el peligro de divulgar claves secretas en pagos con tarjeta

El director de Gestión de Productos Cibernéticos en Colombia de Mastercard, Juan Camilo Reyes, instó a los ciudadanos a no divulgar sus claves secretas al momento de realizar pagos en puntos de venta, ya que esto pone en riesgo sus datos personales y financieros.
- Publicidad -
- Publicidad -