viernes, marzo 1, 2024
InicioEconomiaPulso Empresarial¿Por qué los ciberdelincuentes atacan a las personas y no a las...

¿Por qué los ciberdelincuentes atacan a las personas y no a las grandes empresas?

-

En el vasto vergel del ciberespacio, los ciberdelincuentes actúan más como astutos zorros que como brutos osos. No es siempre el tamaño del premio lo que motiva, sino el esfuerzo necesario para obtenerlo. La metáfora de la “fruta al alcance de la mano” ilustra perfectamente este fenómeno. Los particulares, a menudo carentes de conocimientos en ciberseguridad, representan una tentadora y accesible recompensa para estos depredadores digitales. Sus vulnerabilidades, en comparación con las empresas fortificadas, los convierten en presas fáciles. Esta preferencia no refleja la debilidad de las víctimas, sino un astuto cálculo por parte de los ciberdelincuentes. Se benefician de la falta generalizada de educación en materia de ciberseguridad.

Por ejemplo, una de las maneras más sencillas y efectivas de protegerse en el ciberespacio es mediante el uso de una VPN española. Este recurso, que encripta la conexión a internet y oculta la ubicación real del usuario, puede ser una barrera considerable para los ciberdelincuentes. Esto complica su trabajo y reduce su interés por el objetivo.

- Publicidad -

¿Y su objetivo? Encontrar la menor resistencia posible para lograr una cosecha más fructífera.

Cómo se convierten los individuos en objetivos

En las vastas y turbias aguas del mundo digital, los ciberdelincuentes pescan con precisión y astucia, utilizando ingeniería social y manipulación psicológica. Atrapan a gente desprevenida. Explotan nuestra tendencia natural hacia la confianza y la curiosidad, tejiendo historias convincentes o creando escenarios urgentes diseñados para eludir el pensamiento racional y desencadenar acciones impulsivas. ¿Qué utilizan? 

  • Tácticas de phishing. Recibes un correo electrónico, supuestamente de una fuente de confianza, como tu banco o una popular plataforma de redes sociales, que solicita urgentemente información personal o alguna acción. Juegan con el miedo o la codicia, y así se prepara el anzuelo.
  • Ataque de ransomware. Aquí, el depredador introduce software malicioso en el dispositivo de la víctima, bloqueándolo. Luego exige un rescate, normalmente en criptomoneda imposible de rastrear.
  • Ciberfraude y usurpación de identidad. Los ciberdelincuentes, armados con los datos obtenidos, se hacen pasar por sus víctimas, vaciando sus cuentas bancarias o cometiendo delitos con identidades ajenas. Estas tácticas subrayan la escalofriante realidad de cómo las personas se convierten en blancos en los cotos de caza cibernéticos.

El valor de los datos personales: ¿Por qué su información es oro para los ciberdelincuentes?

En los rincones clandestinos del mercado negro digital -la Darknet-, los datos personales son un bien muy preciado. No son solo los datos financieros o de identidad lo que importa, sino también detalles aparentemente inocuos como direcciones de correo electrónico, aficiones o incluso nombres de mascotas. ¿Por qué es importante? 

- Publicidad -

Estos fragmentos de información, una vez ensamblados, dibujan un retrato vívido que los ciberdelincuentes explotan para cometer robo de identidad o actividades fraudulentas. Los datos robados no solo se utilizan, sino que se convierten en armas. Los ciberdelincuentes se hacen pasar por el individuo, manipulan sistemas y personas, y llevan a cabo sus operaciones ilícitas bajo la sombra de una identidad robada. ¿Por qué es peligroso? Por tanto, el valor de los datos personales no es solo su precio en los mercados clandestinos, sino también el daño que pueden causar en manos equivocadas.

Fortalezca sus muros digitales: Medidas de seguridad para mitigar las vulnerabilidades individuales

En el mundo de las crecientes ciberamenazas, el adagio “saber es poder” resuena con más fuerza que nunca. Los programas de concienciación sobre ciberseguridad sirven como faro, iluminando las oscuras aguas de la ciberdelincuencia para los individuos. Estos programas educan sobre la importancia de medidas de seguridad sencillas pero efectivas: implementar cortafuegos como guardianes vigilantes, utilizar software antivirus para realizar chequeos de salud digital e implantar redes privadas virtuales (VPN) para crear un túnel seguro en la esfera pública de Internet.

Sin embargo, uno de los escudos más robustos contra los ciberataques es la autenticación de dos factores (2FA). Imagina un castillo: tener una sola puerta para franquear es una bendición para los invasores. Del mismo modo, una sola contraseña es una defensa débil. La autenticación de dos factores añade otra puerta, una capa adicional de seguridad que dificulta considerablemente el acceso no autorizado.

Conclusión: El panorama cambiante de la ciberseguridad

En nuestra era actual de omnipresencia digital, la ciberdelincuencia es una realidad innegable. Aunque las empresas han sido tradicionalmente los objetivos principales, se ha producido un cambio tectónico que ha redirigido el foco hacia los individuos. Este cambio se debe principalmente al atractivo de la “fruta madura”, datos personales menos protegidos y más vulnerables.

Para contrarrestar las crecientes amenazas cibernéticas, se ha establecido un laberinto de leyes y regulaciones tanto a nivel nacional como internacional. Estas leyes actúan como la vanguardia de nuestro reino digital, ofreciendo protección tanto a individuos como a empresas. Sin embargo, no son una fortaleza impenetrable.

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -
- Publicidad -

Debes leer

Médicos Sin Fronteras denuncia aumento de los ataques a migrantes en la selva del Darién #29Feb

Médicos Sin Fronteras (MSF) alertó este jueves del aumento de los ataques y la «extraordinaria violencia» que sufre la población migrante que cruza por el Tapón del Darién, la densa y peligrosa selva que separa Colombia y Panamá, en su paso hacia Norteamérica.
- Publicidad -
- Publicidad -