#OPINIÓN La necesidad de recuperar la institucionalidad perdida #11May

-

- Publicidad -

Venezuela enfrenta la crisis más profunda de su historia moderna. Para salir adelante, necesitamos más que simplemente ganar las elecciones presidenciales del 28 de julio. La victoria en el proceso electoral, aunque clave para nuestro camino, solo es un paso más que dar para llegar a la meta de reconstruir el país. En este proceso también es necesario llegar a acuerdos entre las diferentes facciones políticas para recuperar la institucionalidad perdida, de manera que estemos preparados tras las elecciones.

Es importante entender que en estos últimos 25 años hemos enfrentado las consecuencias del debilitamiento de las instituciones nacionales.  Lamentablemente, hemos sido testigos de cómo las instituciones del país han sido degeneradas por intereses políticos, resultando en una grotesca corrupción, pésimas políticas públicas y en la imposibilidad de garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos. Hoy las instituciones del Estado trabajan para intereses particulares de unos pocos, en vez de cumplir su función de garantizar el bienestar de la población. 

- Publicidad -

La recuperación económica, el establecimiento del Estado de derecho y la reconstrucción de los servicios básicos, como la salud y la educación, dependen exclusivamente de la fortaleza de nuestras instituciones. Necesitamos instituciones sólidas, independientes, que se apeguen rigurosamente a lo establecido en nuestra Constitución Nacional y sobre todas las cosas, trabajen para el beneficio de los ciudadanos. 

Para reconstruir Venezuela debemos restaurar el trabajo de nuestras instituciones. lo que implica una reforma integral que fortalezca la independencia y transparencia de los poderes del Estado. El Poder Judicial debe ser autónomo y garantizar la justicia para todos los ciudadanos por igual, sin importar su posición política o económica. Asimismo, es fundamental recuperar la independencia de los organismos de control y fiscalización, como la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo. Estos entes deben actuar en función del interés público y no como instrumentos del poder político de turno.

Por su parte, la reconstrucción económica también depende de la institucionalidad. Necesitamos un Banco Central autónomo que aplique políticas monetarias responsables y transparentes. La estabilidad de la moneda y el control de la inflación son fundamentales para recuperar nuestra economía y atraer inversiones. Con una economía en crecimiento podremos lograr el desarrollo y progreso social para garantizar el bienestar de todos los venezolanos. 

Igualmente será fundamental la recuperación de los servicios básicos. Es una injusticia que millones de venezolanos sufran por la falta de electricidad y agua, recurriendo a todo tipo de malabares para poder subsistir. necesitamos hospitales y escuelas que funcionen, con personal capacitado y recursos suficientes para brindar servicios de calidad a todos los ciudadanos. Esto solo es posible con una institucionalidad fuerte e independiente. 

La reconstrucción de Venezuela pasa inevitablemente por la restauración de la institucionalidad perdida. Debemos alcanzar acuerdos nacionales que nos permitan construir un Estado sólido, transparente y al servicio de todos los venezolanos. Solo así podremos superar la crisis y construir un futuro próspero para nuestro país. Este es el camino para alcanzar nuestra meta. Si vamos en unidad podremos lograrlo.

Stalin González

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

Human Rights Watch denuncia violaciones a los DDHH en Ecuador tras decreto de conflicto armado #22May

La organización estadounidense Human Rights Watch denunció que Ecuador registra una serie de violaciones a los derechos humanos sin que los responsables rindan cuentas ante la justicia, luego de que el presidente Daniel Noboa decretara el estado de conflicto armado interno en enero en medio de una espiral de violencia generada por bandas criminales.
- Publicidad -

Debes leer

- Publicidad -
- Publicidad -