#OPINIÓN Diarios de Porlamar: Condimentos para el ab-zurdo. Acto (2): Selección Natural y La Estrella de la Mañana (Parte 16) #27May

-

- Publicidad -

“No hay amor más sincero…

…que el amor a la comida”. 

- Publicidad -

George Bernard Shaw

 “El misticismo es un condimento…

…sin el cual el amor, no tendría sabor.”.

Anónimo

 “Variedad es el condimento de la vida, 

…que le da todo su sabor”.

William Cowper

Todo lo que se llama estudiar y aprender…

… no es otra cosa que recordar”.

Platón

“Nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido.

Ahora es el momento de comprender más y temer menos”.

Marie Curie

 “»No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, 

…sino la especie que mejor responda al cambio”.

Charles Darwin

  • La Selección Natural y lo Genes que no se Hurtan

Pensando se acordó, cómo hará uno para acordarse del silencio y la nada. Y al mismo instante pensó en su abuelosa que, ha sido una otra madre, y como si el libro que tenía en la mano, la viniera encontrando, leyó. “Me acordé de lo que me había dicho mi madre «Allá oirás mejor. Estaré más cerca de ti. Encontrarás más cercana la voz de mis recuerdos que la de mi muerte, si es que alguna vez la muerte ha tenido alguna voz». Mi madre… la viva”. En sus adentros se dijo: “poseo el poder doble de tener doble mamá, Karminella y Carmencita”.

Eran semejantes y disímiles al mismo tiempo, (en broma y tomado de la historia que lee, quiso referirlo en el ensayo), tanto, que se hicieron la promesa de morir juntas, de ir las dos para darse ánimo una a la otra, en el otro viaje, por si acaso, no vaya a ser que hallaran cualquiera dificultad en la vía, y por eso, siempre fueron tan buenas y tan grandes amigas. 

Trataba de un pasaje de la novela clásica que habían mandado como trabajo de tarea de la obra célebre Pedro Páramo del escritor Juan Rulfo. Un clásico literario usado mucho en las aulas de castellano y literatura en secundaria por dómines lasallistas. Y, sin embargo, en la cabeza de Junior, todo ha sido, llano en llamas. Rió por dentro de la ocurrencia retórica porque su vida no era ni de lejos un llano en llamas, pero la del sicótico Mario, sí que lo era de cabo a rabo. Pero el asunto que rondaba en la percepción de Junior era que el tal Mario, ni siquiera lo conocía como un amigo, apenas era compañero de clase. ¿Qué diablos ocultan las penas de alma angustiada? Paralelo al carnaval de intrigas íntimas, para Junior, el clásico libro, era la mar de la poesía. El sol sacaba luz a las piedras, irisaba todo de colores, se bebía el agua de la tierra, jugaba con el aire dando brillo a las hojas con las que jugaba el aire. Oír, significaba “ver” también, en vistosas pinceladas en el lienzo de la mente

  • Abismo desde el Balcón

Mario, a diferencia de lo que todos creían, había perdido el miedo. Lo que no sabía, él menos que nadie, era que el miedo es la llave maestra para todo lo que es sobrevivencia, y la naturaleza con razón lo había puesto como ley para, por así decirle, salvaguardarnos de los peligros externos e internos. Últimamente, los avances serios en neurología, y etología del pensamiento espeso, y cosas por el estilo, habían descubierto que un cuerpo sin barras de defensa cognitiva, sin cortafuego para nocivos cognitivos, es como un niño abandonado a la intemperie. Además, se está al tanto por la OMS en detalle que el grueso de los suicidas, no teme, o si lo hace es a existir y el coexistir, para casi todo desenfrenado, es ponzoña viva.

Desde la ventana, un balcón abierto separaba la caída libre al cemento del brocal y el gris oscuro donde iría el croquis de tiza del cadáver, posicionando los restos estampillados contra el asfalto. Mario, solo pensaba en las cosas que había experimentado de pequeño. Lo vulneraron varios compinches en un garaje jugando escondido para no pasar frío, dijeron los amigos, mientras en fila india lo violaban sobre unos neumáticos usados en posición de faldero. Recordó cuando le robó cinco dólares al padrastro para ir por droga y una noche se bebió un frasco de jarabe para tos y se desmayó. Apenas vivía, cavilaba absorto, solo quería arreglárselas, pero siempre le ganaba el abismo.

Ya algo mayor empezó a atentar contra sí mismo de a poco, para sufrir como se lo merecía, por haber nacido maricón; una vez había ingerido un poco de detergente en polvo para ponerse enfermo, una hora de dolor de estómago a cambio de todo un día libre. O tal vez dos: sabía cómo hacerlo. Tengo un poco más de detergente escondido en el calcetín. 

El padrastro, bisexual y pederasta, lo hizo entender que el sexo con hombres no era moralmente equivocado. ¿Por qué crees que existe el grupo LGBTI? Y a algunos hombres les agrada sentirse como cualquier bestia humana. Todo eso lo mantuvo contra las cuerdas y con ganas de mirar el vacío de su vida indefinida, sobre todo en las predilecciones eróticas. 

  • Asamblea in-Sostenible y los Eco incrédulos

 Gloria, la abuela, fue a buscar para él, un reformatorio, pero murió antes. El estado había inaugurado un centro de rehabilitación con el nombre de Escuela de Orientación para Adolescentes. Un reformatorio donde el delincuente juvenil, apartado de malas compañías, podía recibir educación física, pedagógica y urbanidad, a fin de rehabilitarlo a lo social, con el propósito, y los modales ajustados a un ciudadano de bien, un hombre digno y recto, con oficio, y habilidades que permitan sostenerse económicamente y prosperar. Allí les dicen a los chamos alumnos, no reclusos, con el fin de diferenciarlos de los malhechores peligrosos que habitaban en las penitenciarías.

Pero ahora que apenas surgía de todo esto, no quedó otra salida. Ha vuelto a recaer y, lo han vuelto a trasladar y se sabe que nadie cambia porque esté en un reformatorio. Lo de fuera y lo de acá adentro es igual, solo que aquí dentro nadie tiene que seguir fingiendo.

No es como en los viejos tiempos, dijo junior, en aquella reunión donde estaban sus amigos y los cercanos al grupo ecologista sostenible (que lideraba desde que estudiaba en primer año), y fue entonces que le sonó ese alumno opaco, siempre en última fila, creyendo que, en ese territorio podría salvarse de una tragedia, pues los primeros en morir le darían tiempo de pensar en algo, y salir a la carrera, para salvar el poco pellejo que aún le quedaba, contradictoriamente con  el sentido de desaparición que, iba ganando terreno en el infight.    

– ¡Tenemos que plantarnos y alzar la voz! Gritó el líder chaparro, esta vez con voz de adulto.  Ese rollo aquí funciona. ¿De qué piensan que nos va a servir? Alguien en la reunión comentó, paralelo a la pregunta a la audiencia de jóvenes en grupo formal. 

– ¿Dices eso porque no tenemos a alguien afuera que dé la cara por nosotros? Fue el momento en que el muchacho, casi andrógino, alzó su opinión de forma sorprendente. 

– Es una media verdad dijo Mario, lo que sí sabemos todos nosotros es lo que significa esto y es que nadie se da cuenta de cómo funcionan las cosas para nosotros. Puede que uno la vea más descifrable justamente por eso.  Torció la cara al notar el detergente en la panza. 

La clave para sobrevivir aquí es la misma que afuera: hay que ver cómo se comporta la gente y luego indagar cómo superarla como en una carrera de obstáculos. Si aspiramos salir bien parados de este atasco. Enfático, Junior atajó la duda, bien fundada, puesta sobre el tapete juvenil de los eco incrédulos presentes en la asamblea. Fue allí cuando Junior entendió y supo que el corazón del afectado no iba a aguantar, por arrastrar la vergüenza que sentía al permitirse que le hubiera pasado aquello. Ese día, pese a estar sentado enfrente a nadie y tras de todos, se apreció tan lejos de la Nonna como de los padres biológicos que lo habían desamparado trágicamente. Recordó a Mario que se veía lastimado, que todo estaba siendo muy difícil, pero iba aguantando la pela, cuando lo único que quería decir era: «Mira lo que me han hecho, mira lo que me han hecho, coño »…

MAFC

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

Denuncian que la falta de legislación frena el auge del comercio electrónico en Venezuela #17Jun

El comercio electrónico en Venezuela tiene un gran potencial, pero su desarrollo se ve frenado por la falta de una legislación adecuada, así lo ha advertido Richard Ujueta, presidente de la Cámara Venezolana de Comercio Electrónico (Cavecom-e).
- Publicidad -

Debes leer

- Publicidad -
- Publicidad -