Notas Pastorales – Domingo XI-Tiempo Ordinario/C

Al que mucho ama mucho se le perdona

Frase, esta, lapidaria de Cristo, el Divino Maestro, expresión cargada de contenido y de misterio. No es una invitación al libertinaje. Esta proposición dice referencia a Dios el amor por excelencia, por ello es la pedagogía del amor, es sumamente exigente pero plena de realización y gozo interior.

En aquella escena aparecen dos personajes, de un lado el fariseo y del otro la prostituta. Ambos están ante el Salvador. El primero lo invita a comer, con urbanidad, pero sin espíritu de fe y amistad, sino por curiosidad, quería estudiarlo, tiene afán de dominio y control, se siente superior a aquel Jesús. Ya cree conocer demasiado de Dios y ese aspecto Divino no le interesa, lo analiza como líder, como personaje diferente, no busca a Dios en Él.

La prostituta no ha sido invitada, pero se aparece a la reunión. Ella si viene en búsqueda de su Dios y Salvador, ella se siente perdonada por Jesús de Nazareth. Aquella mujer se siente entendida, en su equivocación, por el Dios encarnado, se siente dispuesta a cambiar de vida porque se sabe amada, en el perdón que se le ofrece., jamás humillada. Ella experimenta la gratitud más íntima, como también el dolor más agudo por su pecado, desde las fibras de su alma. Por todo esto, ella quiere que aquel Jesús, la perciba así de alguna forma. En efecto viene a traerle sus lágrimas y agradecimiento, con las mismas herramientas de su pasado pecador: besos y perfume. Eso es todo lo que posee, pero es lo más delicado y puro que le pudo ofrecer, al enjuagarle sus pies, con su hermosa y suave cabellera.

El publicano lleno de prepotencia, desprecia a aquella mujer, porque la ve como un ser de segunda clase; también juzga a Cristo, como un simple ser humano, no cree en su Divinidad, ya que lo mide con su seudomoral y su jactancia. En cambio Cristo, reconoce en aquella mujer, a una persona noble que quiere cambiar de vida, porque ha sido perdonada con amor, con amor puro, quiere agradecer y adorar a su Dios. En fin, el publicano es corregido por Jesús en su incredulidad y soberbia, pero seguramente siguió vacio, es infeliz; por el contrario, aquella joven descubrió el sentido de la vida, encontró la paz de de su conciencia y encauzó su vida en la fe en Dios y en la verdadera felicidad existencial.

Ojalá que esta reflexión nos recuerde que una fe de convicción y amor nos hace vivir, pero que una religión legalista y mecánica nos aniquila. De ahí que debemos recordar que una vida sin amor y obras buenas es muerte; pero que una existencia repleta de bondad, amor, obras buenas y fe es vida y gozo, por eso, aquel que mucho ama de corazón a Dios, aún cuando se equivoque, si se arrepiente con sinceridad, mucho se le perdona. El odio, aniquila, pero el amor puro hace vivir.

Mons. Antonio José López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

Evangelio

Lucas (7,36–8,3): En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo dijo: «Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer.» Jesús le dijo: «Simón, tengo algo que decirte.» «Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?» Simón contestó: «aquel a quien le perdonó más.» Jesús le dijo: «Has juzgado rectamente.» Y dijo a Simón: Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies;… Por eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama.» Y a ella le dijo: «Tus pecados están perdonados. » «Tu fe te ha salvado, vete en paz.» Después de esto iba predicando el

Evangelio del reino de Dios.

Palabra del Señor. Gloria a Tí, Señor Jesús.

Santo Padre

El Papa avisa de 3 pasos que llevan a la perdición y contra las Bienaventuranzas.

VATICANO, 06 Jun. 16 / 04:36 am (ACI).- El Papa Francisco habló de las bienaventuranzas y aseguró que son el centro y el navegador de la vida cristiana pero pueden ser puestas en peligro por 3 pasos que llevan a la perdición: el apego a las riquezas, la vanidad y el orgullo.

El Papa señaló que “estos tres pasos que llevan a la perdición son el apego a las riquezas, porque no tengo necesidad de nada”. También “la vanidad, que todos hablen bien de mi: todos hablan bien, me siento importante demasiado incienso, y yo creo que soy justo, no como ese, o como ese otro”. …¿Cuál es la clave?, se preguntó el Papa. “La mansedumbre”, dijo. Entre todas las Bienaventuranzas Francisco se detuvo en la de “dichosos los mansos”: “Pero Jesús dice de sí mismo: ‘aprendan de mi que soy manso y humilde de corazón’, que soy humilde y manso de corazón. La mansedumbre es un modo de ser que se acerca mucho a Jesús. Sin embargo, la actitud contraria siempre procura las enemistades, las guerras, muchas cosas feas que suceden.” “La mansedumbre, la mansedumbre de corazón que no es una tontería, no: es otra cosa. Es la profundidad de entender la grandeza de Dios”.

JEsus2

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios