#DP2018 La Virgen desde Sevilla escucha las oraciones

Adriana Ciccaglione | Fotos: Cortesía Hermandad de la Divina Pastora de Barquisimeto en Sevilla |

Los barquisimetanos conocemos la historia de Fray Isidoro de Sevilla. Una y otra vez se nos hace mención sobre ese sueño que tuvo el fraile con esa imagen de una mujer pastoril que guiaba su rebaño y en sus brazos tenía a Jesús.

La Pastora de las Almas nació en Sevilla, la capital de Andalucía y llegó a Barquisimeto para renovar la fe de un pueblo que la camina año tras año, en una veneración genuina.
En el 2006 la Diócesis de Barquisimeto decretó Año Jubilar Mariano por celebrarse los 150 años de la Procesión de la Divina Pastora y los 50 años de la Coronación Canónica de la Patrona de los larenses.

Ese mismo año, se trajo a Sevilla una réplica de la imagen que recorre y bendice las calles de Barquisimeto.

“Aún lo recuerdo. Yo no sabía que la Virgen venía. Estaba trabajando y una amiga me llamó, para decirme que había llegado una réplica, que estaba Monseñor Tulio Manuel Chirivella y una comisión que los acompañaba, había una misa en la Catedral.

Intenté hablar con quien era mi jefe, pero no entendía lo que yo le explicaba sobre la Divina Pastora. A la final me advirtió que si me iba me despediría y yo acepté, pero quería ver nuevamente a mi madre celestial”, recuerda el episodio como si fuera ayer, la señora Elizabeth González Andrade, quien coordina y conforma la Hermandad de la Divina Pastora en Sevilla.

“Mi madre era muy pastoreña, yo también. Soy guara, en Barquisimeto vestíamos a la Virgen del Carmen en la iglesia La Claret. Cuando en 2006 vi ese grupo de barquisimetanos, eran caras conocidas.

Recuerdo que me encontré con mi profesora de tercer grado Betty de Jiménez. Y el entonces obispo, me pidió que llevara el sombrero pastoril, pues trasladaban la imagen de la Catedral a la iglesia Divina Pastora en Ronda de Capuchinos, es decir la Pastora volvía a su casa. Desde ese momento que tomé el sombrero, supe que estaría vinculada a esta imagen que nunca abandona a los barquisimetanos”, añadió.

Fue así, como poco a poco nació esta agrupación y hace cinco años se concretó para cuidar y venerar la imagen de la Madre de Dios. En su mayoría son larenses, pero también hay personas de Caracas.

González Andrade es quien elabora los trajes de la Pastora. Sin embargo, desde Santa Rosa (Barquisimeto), se le envió un traje rosa y también un vestido con la bandera de Venezuela, la del estado Lara y un medallón del presbítero Macario Yépez.

En oración y en hombros…

La inquietud fue surgiendo, hasta que un día le plantearon al superior de la Orden de los Franciscanos Menores Capuchinos, sacar a la Divina Pastora en procesión, en el mes de enero. El fraile no sólo autorizó, sino que además se alegró de esta iniciativa del grupo de venezolanos residentes en Sevilla.

“Desde hace cinco años la sacamos por el jardín frontal del convento. Ha sido una experiencia muy emotiva. Cantamos el Gloria al Bravo Pueblo y el Himno a la Divina Pastora. Para hoy el superior de los capuchinos, Fray Eduardo Rodríguez Márquez, será quien guíe la procesión”, comenta la camarera de la virgen, una actividad muy sevillana y al mismo tiempo tan barquisimetana.

Previo a la procesión, se realiza una misa solemne. Hoy la misa será oficiada por un sacerdote barquisimetano José Francisco Aranguren, quien pertenecía a la parroquia Cristo Rey, actualmente vive en Barcelona (España). Manifestó su interés en participar en esta celebración eucarística y será él, con acento guaro el que lleve el mensaje de Dios.

“En la misa, ofrendamos los alimentos, la luz, la familia. Pero sobre todo, le ofrecemos Venezuela a nuestra Divina Pastora”, dijo Elizabeth González Andrade.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios