Carta a Fernando del Rincón

Jorge Euclides Ramírez |

Muchos analistas nacionales y extranjeros han señalado que a nuestro pueblo le ha faltado valentía para enfrentar y derrotar en la calle al gobierno antidemocrático de Nicolás Maduro. En verdad no vale el intento responderle a todos, no obstante quien si merece una explicación es el periodista de CNN Fernando del Rincón, quien ha demostrado absoluta solidaridad y constancia en defender los valores democráticos de los venezolanos.

A él van dirigidas estas líneas, animadas por el aprecio que muchos ciudadanos guardamos por su trabajo profesional, el cual contiene una pasión y un compromiso personal por la libertad que es inocultable ante los ojos de un pueblo humillado por el despotismo.
Los venezolanos durante más de tres lustros han pateado las calles de todas las ciudades de Venezuela en marchas, contramarchas, mitines, asambleas y demás eventos de concentración ciudadana con el objeto de manifestar su determinada defensa a los derechos contenidos en nuestra Constitución.

Por ello bajo ningún concepto se puede colocar a venezolanos pacíficos pero valientes en el paredón del conformismo cómplice, ya que los venezolanos en su gran mayoría no han hecho otra cosa que acudir cívicamente al llamado de quienes han conducido los procesos políticos.
“A marchar “, y han llenado las avenidas y calles de las principales capitales del país. “A votar que nosotros garantizamos la transparencia del sistema”, y los ciudadanos han acudido masivamente a depositar su voto. ”Que nos hicieron trampas en los cuadernos”, miles de personas estaban dispuestas a tomar las plazas y calles para defender el triunfo supuestamente arrebatado. ”Pero no, que nadie salga de sus casas porque los países de Unasur harán valer la realidad de los resultados”, y los ciudadanos se mantuvieron en el refugio de sus hogares. Qué la solución es el Revocatorio y varios millones de personas tomaron Caracas para exigirlo y luego todo el mundo a sus casas a un cacerolazo inútil.

De todo y de manera militante y comprometida han hecho los ciudadanos venezolanos por defender la Democracia, otra cosa muy diferente es que los responsables de tomar las decisiones políticas se hayan paseado de error en error y la gente haya decidido cobijarse en los silencios de la espera. Pero este silencio no es para nada resignación y olvido, es silencio activo y acechante, es una espera con el corazón encendido de fe y determinación.

También es cierto que en su inmensa mayoría los venezolanos rechazan la violencia como método para la alternancia gubernamental, pero ello antes que una cobardía o un defecto es una virtud que debiera llenarnos de orgullo y dignidad ética, ya que en un país donde la justicia está politizada, la delincuencia gobierna en las calles y la gerencia publica esta militarizada, el que se mantenga la fe en una salida electoral expresa con nitidez indubitable que sentimos la Democracia como un valor moral y no como un simple sistema de gobierno.

Por ello no dude el buen amigo de la democracia venezolana Fernando del Rincón que apenas estamos en una pausa. Síganos apoyando que más pronto que tarde levantaremos la bandera del triunfo en Miraflores.

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios