Guerra: “Subsidios no dan para más”

Diana B. Moreno H./Foto: Archivo |

Ante la caída de los precios del barril petrolero (20 dólares el barril), lo cual implica una significativa reducción de ingresos en divisas en un país caracterizado por la dependencia de la renta del crudo, se estima que el 2016 será  más complejo que el 2015.

Aunque la cifra se actualiza constantemente por el Ministerio de Petróleo y Minería, la más reciente es 27,87 dólares por barril.

Entre las medidas anunciadas por los ministros del área económica está el impostergable plan de aumento de la gasolina.

Ciertamente el panorama es complicado, y así lo asegura el diputado a la Asamblea Nacional y economista José Guerra.

Advierte que la economía venezolana está paralizada y  sin divisas, al borde de una hiperinflación, que en cualquier momento la complica aún más  una nueva subida en los precios de productos y servicios.

Según cifras que maneja el experto, en 250% cerró el 2015 en materia de inflación, dando cuenta así de la gravedad en la cual se perfila el presente año.

Considera que esta medida inicial anunciada de aumento del precio del combustible, no es la solución así como tampoco ir a una reforma fiscal: “El problema es el modelo, esa es la verdadera clave que se debe entender para asumir el problema”.

El titular de Comercio Exterior e Inversión Internacional, Jesús Farías, con relación a la necesidad del incremento en el valor del combustible venezolano, ha señalado que se prevé direccionar estos recursos para subsidiar otros servicios como el transporte público y el transporte de alimentos.

Precisamente el parlamentario de la Unidad expresó que parte de los errores en los cuales ha incurrido el Gobierno, es asumir servicios que no se pueden subsidiar.

Fustigó que la subvención “de la gasolina es un dineral el cual para nada sirve porque es despilfarro. En todo caso se le puede subsidiar es a quien no puede pagar”.

“¿De dónde van a buscar recursos para pagar subsidios tan elevados? Los servicios están estatizados, si no cobran lo que corresponde al servicio, no pueden invertir, pero en estas condiciones no pueden hacer que funcione bien. El subsidio no funciona ya no da para más”, explicó.

A su juicio el asunto de la crisis va mucho más allá de la perspectiva que parecieran mostrar los encargados por el Ejecutivo Nacional en la aplicación de  las medidas, sin tomar en cuenta la magnitud de la crisis fiscal y cambiaria de la nación.

-¿Qué va a pasar con el Banco Central de Venezuela?

-La idea es restituirle al Banco Bentral de Venezuela competencia en materia monetaria para actuar sobre la inflación, si el BCV no baja la inflación entonces no tiene razón de ser.

Parte de las acciones previstas, por el Parlamento nacional según lo señaló el diputado José Guerra, es derogar la Ley aprobada el pasado 31 diciembre por la antigua asamblea, que sirve “para que el Ejecutivo nacional haga ahí lo que le parezca”. En este sentido, el Poder Legislativo deberá hacer ajustes para nombrar las autoridades del BCV.

“En este momento no podemos pedir rendición de cuentas al BCV porque no hay obligatoriedad de publicar cifras y el Estado se las reserva, esto es fundamental que cambie por el bien del país”, mencionó.

Decreto Económico

“Si la AN no aprueba el decreto de emergencia económica no se puede aplicar; desde el martes se hará una discusión del decreto y luego viene la valoración si se aprueba o se rechaza”, recordó.

Enumeró tres peligros del Decreto económico:

Uno de ellos “que se le deje al Gobierno la discrecionalidad para que gaste. Por otra parte lo que pueden significar expropiaciones de medios de producción, empresas… y además nadie podrá decidir sobre su dinero”.

Enmendar errores

“Sin cambios no hay nada”, apuntó Guerra al recordar los errores del Gobierno nacional que marcaron esta época de profunda crisis, entre los cuales está la expropiación de empresas que llegaron a la quiebra y “eso es un problema que afectó la producción nacional, además durante la época de auge petrolero el Gobierno no ahorró nada, más bien se endeudó y eso resta recursos”.

La apertura a un cambio de modelo es fundamental, “pero con control de cambio, sin poder usar los dólares y con burócratas que deciden el precio de los productos, nadie va a querer invertir en Venezuela”.

Acotó que “la AN puede ayudar a que el Gobierno rectifique pero hay decisiones que dependen en última instancia del Ejecutivo”.

 

 

Comentarios

Comentarios