Ambulatorio Bartolomé Finizola atiende a cien pacientes diariamente

Con un equipo de cinco a ocho médicos, en el ambulatorio urbano “Dr. Bartolomé Finizola” se brinda atención sanitaria a unas cien personas por día. Esto a pesar de ser un centro de salud de modestas dimensiones y recursos que ha logrado operar durante 17 años de manera autogestionada.
Carlos Roberto Parra Galeno, paramédico y jefe de administración y personal del centro asistencial, dio a conocer que en el ambulatorio, situado en los predios del Hospital Luis Gómez López en el sur de Barquisimeto, se ofrecen servicios de audiometría, impedanciometría, dermatología, cirugía general, ecografía, fisiatría, foniatría, ginecología, laboratorio, medicina interna, otorrinolaringología, oftalmología, servicio óptico móvil y psicología para niños, adolescentes y adultos, así como nefrología, traumatología, terapia del lenguaje, psiquiatría, psicopedagogía, radiología, mamografía y rehabilitación.
Cabe destacar que las operaciones de esta sede de salud son administradas exclusivamente bajo el esquema de autogestión, ya que no se cuenta con ningún tipo de ayuda gubernamental.
“Por la consulta se cobra un precio módico, y este ingreso nos permite recabar lo necesario para garantizarle un sueldo al equipo de médicos, dejando un porcentaje al ambulatorio, el cual se reserva para cubrir costos de mantenimiento de infraestructura, así como los salarios del personal administrativo y las secretarias”, aclaró Parra.
Asimismo, explicó que a diario se atienden a cien pacientes, ya que sólo entre las áreas de dermatología, medicina interna y pediatría, con un promedio de 15 personas por consulta, es posible llegar a 50 pacientes por jornada. “Si a éstos les sumamos otros 20 por servicios radiológicos y 30 más por exámenes de laboratorio, abarcamos fácilmente a un centenar de personas”, añadió el paramédico.
Con respecto a los problemas de escasez de insumos médicos en el país, Parra confesó que aunque el área donde encuentran más dificultades es la de quirófano, siempre se las arreglan para solventar la falta de ciertos materiales. “A veces debemos buscar aquí y allá, pero al final logramos conseguir lo que necesitamos”, aseguró, aclarando que la demanda de este tipo de servicios, entre los pacientes que asisten al centro médico, afortunadamente no es extrema.
La mayoría de los casos son pediátricos, específicamente niños con cuadros clínicos típicos de fiebre y problemas digestivos. Algunos de ellos son remitidos del servicio pediátrico del Hospital Luis Gómez López, con el fin de hacerse radiografías de tórax y ecografías.
Actualmente la psicóloga Rocío Rico se encarga de coordinar este centro de medicina ambulatoria.

Fotos: Dedwison Álvarez

Comentarios

Comentarios