FOTOS: Panorama de indiferencia en el centro de Barquisimeto

Mariángel Massiah | Fotos: Juan Brito |

Mientras unas zonas de la ciudad se convertían en una batalla campal entre protestantes y funcionarios de la Fuerza Armada, y en otros sectores los residentes decidieron acatar el Gran Plantón Nacional, programado por la Mesa de la Unidad Democrática, en el centro de la ciudad existía un notable panorama de indiferencia.

A pesar de que en la zona centro de Barquisimeto algunas tiendas se encontraban cerradas y se observaba una soledad generalizada, cientos de personas permanecían en cola, como cualquier día cotidiano. Algunos bancos y cajeros tenían filas que ocupan hasta una cuadra entera, lo mismo sucedía en las panaderías.

Las tiendas donde venden productos regulados no escapaban de esta realidad. En una perfumería ubicada en pleno centro vendían jabón en polvo y champú, y varias de las personas allí presentes aseguraban que no paralizarían sus actividades cotidianas por la situación política que enfrenta el país.

Mario Quintero indicó que la ciudadanía no se podía paralizar y que tenían que encontrar la manera de echar hacia adelante y vivir en paz y armonía. Para él no vale la pena arriesgar su vida, en lo que catalogó como una batalla entre dos bandos políticos, razón por la que no participa en las acciones de calle y se dirigió a hacer cola para adquirir un artículo de primera necesidad como acostumbra cada semana. En su opinión el país no llegará a nada con esta confrontación y la unida salida pacífica que existe es el dialogo entre ambas partes.

Algunos en las filas incluso desconocían que las principales vías de la entidad amanecerían obstaculizadas.

En otra parte de la ciudad, un grupo de compradores destacó no estar de acuerdo con la toma de la calle que se estaba efectuando. María Torres, quien tiene una discapacidad, relató que ella no consigue sus medicamentos y también desea que cambie la situación en el país, pero con su condición de salud no puede salir a las calles a protestar y necesita hacer cola para adquirir sus alimentos. “Estamos en una crisis y hacemos estas colas es porque tenemos hambre, pero no vale la pena salir a las calles, al final esto se debe resolver con el diálogo no con más muertes”.

Como un día cotidiano se encontraban mujeres embarazadas y con niños en brazos en las filas, los discapacitados discutían con los trabajadores para que fuesen atendidos de manera inmediata en estos establecimientos, y en la misma acera había una inmensa cola de personas a espera del Transbarca.

Pocas unidades

El Terminal de Pasajeros de Barquisimeto trabajó a media marcha. Los transportistas que se dirigen hacia Barinas, Acarigua y Valencia suspendieron sus viajes simplemente porque la salida de Barquisimeto estaba cerrada y no tenían por donde pasar. Por otro lado el transporte urbano fue suspendido en su totalidad en horas de la tarde.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios