Ramos: No vimos rectificación económica en el Gobierno

María Fernanda Pérez G Foto: Stiven Valecillos |

“La presencia del ciudadano gobernador yo la respeto y ojalá que los aportes que se puedan dar ahí sean tomados en cuenta, pero nuestra opinión es que estos señores (el gobierno) mantienen el mismo discurso y es necesario que asuman su responsabilidad con el país”.

Es la posición que asume el Alcalde de Iribarren, Alfredo Ramos, frente al Consejo Nacional de Economía Productiva convocado por el presidente Nicolás Maduro y que se llevó a cabo en Caracas el martes, donde se designaron equipos de trabajo en lo que participará el Gobernador Henri Falcón, miembros del gobierno nacional y algunos representantes del sector empresarial.

Para Ramos, el discurso emitido por el mandatario nacional deja ver que mantiene su posición frente a la crisis por la que atraviesa el país y no han rectificado después del fracaso del modelo económico que pusieron en marcha.

“Simplemente volvimos a ver a un Presidente diciendo que hará anuncios, pero no lo hace, ningún tipo de medidas económicas dio que nos permitiera ver una luz al final del túnel y por el contrario siguió responsabilizando a una guerra económica”. A juicio del alcalde, el gobierno se niega a aceptar la terrible realidad, que se va agudizar en los próximos meses, ante los bajos precios del barril de petróleo, una alta inflación y las empresas sin inventario para cubrir las demandas.

“Estamos al borde de una catástrofe económica y social en Venezuela, las reservas internacionales se han reducido a la mínima expresión, el mínimo histórico, que nunca se habían tenido unas reservas poniendo en peligro la soberanía del país y la seguridad alimentaria”.

Aclaró que en el sector de la oposición siempre estarán dispuestos a dialogar y a buscar los mecanismos para lograr una estabilidad, pero si las acciones que se emprendan realmente tengan objetivos claros y el Gobierno asuma las responsabilidades. Mantiene su opinión en que el decreto de emergencia económica sólo se trata de una trampa para que los parlamentarios de la unidad se vean obligados a aprobarla.

 

Comentarios

Comentarios