GN retirado fue linchado en Valle Hondo

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Ángel Zambrano/José Manuel Zaá/Cortesía |

“¿Quién eres tú?” “Soy venezolano”, “Dame tu cédula”, le indicaba un señor de la tercera edad a un hombre que vestía una chaqueta negra y estaba grabando parte del homenaje que se le realizaba a Manuel Alejandro Sosa (33), debajo del distribuidor Valle Hondo, en Cabudare, municipio Palavecino.

Esta situación puso en alerta a muchos de los presentes quienes al ver que partía el féretro del joven que fue asesinado en medio de manifestaciones, por supuestos funcionarios de la Guardia Nacional el pasado jueves, se devolvieron para interrogar al sujeto de quien indicaban que tenía un aspecto sospechoso y fue señalado como infiltrado.

Era la 1:20 de la tarde de este sábado, cuando fue rodeado y entre insultos y personas que lo defendían, fue atrapado.

Algunos de los presentes aseguraban que mientras el hombre grababa, iba identificando a cada uno de las personas presentes y muchos lo escucharon.

Le solicitaban su teléfono celular, pero no lo quería entregar, unas mujeres comenzaron a indicar insistentemente que era funcionario de la Guardia Nacional.

Debido a esto lo revisaron y le consiguieron una credencial de dicho organismo. El hombre intentó montarse en la motocicleta que cargaba, una Yamaha blanca con azul y rosado, pero no lo dejaron. Admitió haber sido funcionario e indicó que tenía dos años que se dio de baja, cuenta uno de los testigos presenciales. En ese momento otro grupo de jóvenes revisó la moto y del cofre que tenía atrás sacaron una bolsa grande, supuestamente llena de dinero, relatan los presentes.

Los jóvenes decidieron atravesar la moto e incendiarla frente al distribuidor Valle Hondo, mientras al sujeto se lo llevaron a punta de golpes hacia la bomba, amenazaban con lanzarlo a un buco que estaba por la zona.

Patadas y puños fue lo que se vio en el momento. Quienes estaban allí de forma pacífica observaron el panorama y se retiraron a sus hogares.

Otro grupo de jóvenes, al menos ocho, decidió quedarse con este hombre y lo mantuvieron atado con las manos hacia atrás. Muchas personas estaban atemorizadas pedían que lo dejaran tranquilo, pero no hacían caso, lo sentaron en una acera, lo arrastraron y golpearon. El cadáver presentó tres impactos de bala (uno en el brazo derecho, en la espalda y el cuello), pero los testigos dijeron que nunca escucharon detonaciones.

Aproximadamente a las 2:20 de la tarde llegó una comisión de la Policía del estado Lara y pudo mediar para que liberaran al supuesto infiltrado y que ya identificaban como funcionario de la Guardia Nacional. Los sujetos quienes estaban encapuchados lo dejaron allí tirado.

El hombre quedó tendido boca arriba con sus manos abiertas y solo llevaba sus bóxer. Los efectivos de Polilara de inmediato lo montaron en la patrulla 1174 y lo trasladaron hasta el ambulatorio de Cabudare, de inmediato fue referido a la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, pero falleció.

Identificado

Una vez llegó al centro asistencial fue identificado como Danny José Subero, de 34 años de edad, era Teniente de Tropa de la Guardia Nacional, en condición de retiro, llegó a laborar en Laboratorio Criminalístico Científico y Tecnológico N° 43 donde fue dado de baja, pero por fuentes militares se conoció que estaba en la reserva activa.

Según informaciones estaba residenciado en La Piedad, municipio Palavecino y según registros del Consejo Nacional Electoral, tiene como centro de votación un liceo ubicado por la avenida Los Abogados. Familiares no habían llegado a morgue en el momento en que fue trasladado, por lo que se desconoce más detalles sobre la vida del castrense.

Investigan

A la morgue llegaron funcionarios de la Guardia Nacional (GN), efectivos de Polilara, se acercaron uniformados de la Dirección de Contra Inteligencia Militar (DCIM) y estaban los sabuesos del Eje de Homicidios de la zona este, quienes iniciaron las averiguaciones a cargo de la doctora Luz Marina Araujo, Fiscal 6ta del Ministerio Público.

Los efectivos del cuerpo detectivesco recorrieron la zona y recabaron algunas evidencias del caso, así mismo se conoció que estaban tratando de ubicar zonas o residencias que pudieran tener cámaras de seguridad y de este modo recabar videos sobre lo sucedido.
La víctima se convierte en la séptima persona que muere en Lara, en el contexto de las manifestaciones.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios