Tasa de homicidios en Venezuela alcanzó cifra histórica en 2015

Juan Carlos Salas | Archivo |

El Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) publicó este lunes su último informe de 2015, donde revela que para final de año tendremos en el país de manera extraoficial un total de 27.875 muertes violentas, para una tasa de 90 fallecidos por cada 100 mil habitantes.

“La situación de falta de información se ha convertido en una política de Estado que ciertamente no afecta únicamente a este aspecto de la vida social. Las universidades nacionales hemos levantado nuestra voz de protesta pues el Gobierno Nacional dejó de dar también cifras de pobreza, de inflación, escasez, contagio por enfermedades de trasmisión vectorial y de toda condición indicadora de las reales condiciones de vida de la población venezolana y que pudieran reflejar el fracaso gubernamental en su solución o control”, señala el documento.

Cabe destacar que el informe es presentado con la participaron de investigadores pertenecientes a siete universidades nacionales, públicas y privadas, que conforman el OVV.

Advierten que la referida tasa pudiera colocar a Venezuela como el país más violento de América, luego de conocer las cifras de Honduras y El Salvador, pues Honduras, que el año pasado se encontraba en ese primer lugar, ha tenido un descenso importante en el número de homicidios; sin embargo El Salvador ha sufrido un incremento importante, que lo pudiera colocar con una tasa igual o superior a la de Venezuela.

Los investigadores aseguran que la violencia se ha incrementado en el país, por ausencia y exceso de Estado.

“Por ausencia de la protección de las personas y del castigo de los delincuentes; en exceso por el incremento de controles y regulaciones que han llevado al incremento de los abusos de los encargados de su aplicación y al surgimiento de mercados y conductas paralegales o ilegales”, sentencian.

Seis factores claves

Asimismo el OVV asegura que existen seis factores claves para explicar el incremento de la violencia en Venezuela en el año 2015.

“El primer factor es una mayor presencia del delito organizado. En segundo lugar, se ha observado un mayor deterioro de los cuerpos de seguridad del Estado. En tercer lugar, hemos visto un incremento de las respuestas privadas a la seguridad y la justicia. En cuarto lugar, observamos una militarización represiva de la seguridad, tanto en sus posiciones de mando como en el tipo de acción emprendida. En quinto lugar, observamos que el empobrecimiento de la sociedad, acompañado de la impunidad generalizada, ha significado un estímulo a diversas formas de delito, no necesariamente violentos, pero que abonan el terreno de los comportamientos transgresores de la norma social y la ley que luego serán causa de violencia. Finalmente, consideramos que la destrucción institucional que continúa padeciendo el país es el factor explicativo más relevante del incremento sostenido de la violencia y el delito”, indican.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios