#OPINIÓN Se busca un emprendedor

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

¿HABLAR EN PÚBLICO? MUCHO MIEDO!

“Durante un discurso, el error crea simpatía, se debe crear empatía con el público. Mostrarse humanos y falibles nos acerca al auditorio. Sin contar,  que buscar con obstinación una presentación perfecta, que después perfecta no será jamás, exige un gasto tal de energía y a menudo nos hace perder ocasiones “Giuseppe Franco, Formador.

Hablar en público es la segunda preocupación después de la muerte, golpea a todos, nadie está excluido. Veamos pues cómo poder superarla con éxito.

El 80% de la gente tiene miedo de hablar en público. Eso es normal. Hablando en público nos encontramos al centro de la atención, se tiene sobre nosotros la mirada de tantas personas, corremos el riesgo de ponernos nerviosos, de fallar, de hacer él ridícula, ser recordados siempre como aquellos que en el escenario han tropezado o han dejado el discurso a la mitad para salir corriendo al baño.

En general no sucede, dirán ustedes. Es verdad. Y es precisamente de esta simple consideración, que se puede iniciar el viaje, difícil más fascinante, que nos permitirá vencer uno de nuestros miedos más profundos.

¿Están nerviosos? Bien!

¿Cuál es la frase que más está en grado de poner nervioso a una persona que se prepara a realizar un discurso?

“No estés nervioso “

En cambio un poco de nerviosismo es útil, sano,ayuda a concentrarse y focalizarse sobre el objetivo.

El nerviosismo, cuando no termina en estrés, mantiene alta la guardia.

Las malas presentaciones en cambio, son causadas más fácilmente por tomar a la ligera un compromiso.

Nadie es perfecto, pero a nivel de preparación es importante apuntar a la perfección. Pero a nivel de conciencia, es justo saber que la perfección es una chimera difícilmente lograble. Y todo sumado, ni siquiera así importante. No somos cirujanos del corazón o físicos nucleares. De nuestro rendimiento no dependen vidas humanas ni el destino del mundo.

¿Pero de qué cosa, tienen miedo exactamente?

“Para dejar de tener miedo, es necesario comprender de qué cosa se tiene   miedo. Por eso es útil tomar el miedo genérico y analizarlo en sus componentes individuales”

Definitivamente, los primeros 30 segundos son fundamentales.

CONTINUARÁ

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios