Guaros de Lara a la carga con nuevas armas

Los Guaros de Lara (4-8) retomarán la Liga Profesional de Baloncesto 2012 tras su participación en la Liga de las Américas, cuando enfrenten esta noche a los Bucaneros de La Guaira (6-8) a las 7.30 en el primero de una serie de dos encuentros, a jugarse en el Domo Bolivariano de Barquisimeto, con las novedades del coach boricua Edmundo Báez -en reemplazo del argentino Héctor Santini- y el alero Jermaine Walker.

La gerencia crepuscular decidió hacer otro cambio de timón al no sentirse satisfecha con el trabajo de Santini en La Guaira y de inmediato apostaron por Báez, un técnico de dilatada trayectoria en su país junto a grandes coaches como Julio Toro. Heberth Bayona vuelve a la que fue su casa.

Báez motivado
A pesar de que le toca debutar como técnico en Venezuela con un calendario de ocho partidos en 12 días, seis en la carretera, y contra los equipos mejor situados en la tabla, el coach Edmundo “Mundi” Báez lo ve como una “motivación” y se plantea “jugar para .500 en la carretera”, ya que en esta etapa, considera que los Guaros “se juegan su clasificación en una ruta que no es fácil”.
Tras dirigir su primera sesión y conocer tanto al cuerpo técnico como a sus jugadores, el ex asistente de Julio Toro en Vaqueros de Bayamón, de 58 años de edad, destacó que hay “un grupo bueno con muchos nativos (criollos) de calidad. Mi expectativa es buscar la clasificación”.
Explica que “el traspiés que ha tenido Tony Ruiz en su vida afectó emocionalmente al grupo” y considera que le corresponde “levantar la moral junto al cuerpo técnico, que crean en ellos y aprendan a cerrar los partidos, porque se han perdido varios juegos cerrados por falta de ejecución en los minutos finales, seleccionar a la persona adecuada para lanzar y tener suerte”.
Báez no había hecho carrera fuera de su país “para no dejar sola a mi esposa con tres varones”, pero ahora está listo para llevar su dilatada trayectoria y conocimiento a una liga distinta.
Al analizar a sus jugadores le impresionaron Damone Brown y Smush Parker, pero aclaró que el primero está aún lastimado y no estaría hoy contra Bucaneros. “Jermaine Walker es un jugador probado en esta liga y aunque acaba de llegar y hay que ver cómo se adapta, en años anteriores aportó hasta 18 puntos por partido”.
Cree necesaria la llegada de “un jugador grande, de más potencia y que pueda capturar más rebotes para ayudar a Pablo Machado. Veremos si se puede lograr viendo las diferentes alternativas”. Adelantó que espera “dosificar los minutos de los estelares porque se vienen ocho partidos en 12 días”.

Walker quiere ayudar
Jermaine Walker aclaró que se tomó unos meses libres a pesar de tener ofertas “para pasar tiempo en casa con mi hija recién nacida”, pero que se mantuvo en forma con entrenadores personales. “Es un privilegio volver a jugar la LPB de Venezuela. Es una gran liga y aprecio a las personas que me contactaron y me pidieron que volviera”.
Sabe que hay expectativas por su producción y por la recuperación de los Guaros en la tabla. “Lo primero es estar entre los seis mejores equipos y clasificar. Si las lesiones se mantienen alejadas, tenemos un equipo muy bueno”.
Hablaba siempre con su agente Carlos Sifuentes y con Víctor David Díaz en busca de una oportunidad para volver al país. “Tenemos que cambiarle la cara a esto desde mañana (hoy), con nuevo coach, nuevos jugadores en nuestra ciudad. Hay que salir a jugar duro y hacerlo bien”.
Sabe que la segunda parada en su regreso a Venezuela es Puerto La Cruz, donde jugó ocho campañas para Marinos de Anzoátegui y fue tres veces campeón. “Cruzó mi mente desde antes de llegar. Por ahora quiero jugar estos dos primeros partidos aquí y luego cuando llegue allá lidiaré con ellos (Marinos)”, exclamó sonriente y con notables ganas.

Foto: Luis Salazar

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios