Desde el asfalto hacia el Proyecto Educativo Nacional

En las propagandas de publicidad por televisión de muchos de nuestros gobernantes son reiterativas las imágenes de obreros y maquinas en labores de bacheo de calles o en la inauguración de algún tramo de una calle.

Ellos se ufanan de estar haciendo una gran gestión de gobierno. Pero si bien es cierto esto hay que hacerlo, las grandes prioridades de una gestión de gobierno van en otra dirección.

En el mundo, esto ya se descubrió y desde hace muchos años, pero en nuestros país, pareciera que aún no tomamos conciencia de esas nuevas realidades.

“El mundo ha cambiado. Mientras en 1960 las materias primas constituían 30% del producto bruto mundial, en la década de 2000 representaban apenas el 4 % del mismo. El grueso de la economía mundial está en el sector servicios, que representa el 68%, y el sector industrial, que representa el 29 %, según el Banco Mundial”.

En la base de esta radical transformación de la economía está el desarrollo Científico, Tecnológico, la Educación y la Innovación. Las grandes economías del mundo están sustentando su crecimiento en el apuntalamiento de todo el sistema educativo y en consecuencia, hacia allá tiene que dirigirse el gran esfuerzo nacional.

La calidad de nuestra educación universitaria pudiese medirse por la cantidad de profesores que tiene doctorados. ¿Cómo estamos en ese renglón?.”De acuerdo a estadísticas del Banco Mundial en Gran Bretaña 40 % de los profesores universitarios tienen doctorados; en Brasil, el 30 %; en Argentina y chile, el 12 %; en Venezuela el 6 %; en México el 3 %; y en Colombia el 2 %.”

La alta calidad de la educación, en todos sus niveles debe conducir a alto niveles de ciencia, tecnología y generación de patentes. “comparativamente Estados Unidos registra 77.500 patentes al año, Japón 33.600, Corea del Sur 7.500, China 1.200, Israel 1.100, India 600 y Brasil 100… y Venezuela 98 en el 2008”.

No hay que meterse a brujo para encontrar por dónde empezar la tarea de desarrollar el país. El gobierno de la Presidenta de Chile Michelle Bachelet “envió a equipos de economistas a ocho países exitosos, que tenían algunas cosas en común con chile -Corea del sur, Irlanda, Noruega, Nueva Zelandia, Australia y España-para estudiar que podía copiar Chile de las industrias más exitosas. Generaron un documento de 700 páginas titulado “Caminos al desarrollo: Lecciones de países afines.” Hoy Chile tiene más de 54 tratados de libre comercio firmados con países de todo el mundo, desde Estados Unidos hasta China.

En nuestra campaña electoral doméstica, Henrique Capriles Randonski y Pablo Pérez han enfatizado en la relevancia del hecho educativo y allí, habrá que llegar a acuerdos de largo plazo para transformar nuestro sistema educativo y convertirlo en la base de nuestro progreso. De esta manera, el mensaje hacia el electorado y el pensamiento, es necesario elevarlo desde el número de cuadras asfaltadas hacia el Proyecto Educativo Nacional.

Las citas y cifras utilizadas fueron tomadas del libro “Basta de Historias”, del Argentino Abogado y Master en Periodismo Andrés Oppenheimer, publicado a fines de 2010, donde el autor describe la abismal diferencia que separa la educación de los países Latinoamericanos y los países de mayor desarrollo científico y tecnológico, quienes a su vez, son los que lideran la economía mundial.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios