Justicia indeleble

Tan igual a la tinta, cuando no se puede borrar o quitar. Así sucede con la justicia cuando los funcionarios cometen errores. También, cualquier persona que toma la justicia, por sus propias manos.

Es decir, cualquier error que se comete sin tomar en cuenta la justicia, jamás se borrará, pasará a ser parte de la historia de vida de cada quien, en particular, en nuestro país. Para ser más claros, les presento un ejemplo, de esos que a diario se presentan. Sucede en un día cualquiera, dos adolescentes elevan un papagayo, cometa o juguete, y de repente aparece un vehículo, se bajan dos personas armadas.

Los muchachos se asustan y tratan de correr, pero uno le pregunta, ¿por qué van a salir corriendo? ¡Qué pregunta¡ Instinto humano o animal. Cualquiera lo hace. Más ahora, como están las cosas. Se los llevan. A las cinco horas, alguien llama a su familia e informa lo que sucedió. Se dirigen a un organismo que supuestamente tiene el deber de brindar seguridad a la población, a personas indefensas y menores de edad. ¡Sorpresa¡ Los chicos están muy golpeados. Si son niños o adolescentes, sanos, estudiantes, vienen una gran cantidad de preguntas, ¿Qué pasó? ¿Cómo sucedió? ¿Nunca había pasado esto a un familiar? ¿Por qué? ¿Quiénes fueron? La confusión total. Pero, resulta que hubo una equivocación. Se les pasó la mano a los funcionarios.

Enseguida aparece una gran cantidad de problemas, como la angustia, la desesperación, confusión, malestar de los familiares. En fin, ya el mal está consumado. Fueron sembrados. Están detenidos. Ahora bien, qué derechos de la Lopnna se le violaron a estos adolescentes, más el trauma y el tiempo de salir en libertad y continuar estudiando. En definitiva, en cuestión de minutos, cómo le cambia y desgracian la vida a una persona, aquellos funcionarios que se “prepararon estudiando leyes” para respetar al ciudadano.

Se le violaron los derechos, 80, 81, 83, 89, 91, 103, 119, 220, 222, 253,254, 268, 269, 271, 275, 277, 278, 285, 299, 540, entre otros. Solamente, de la Lopnna, porque si nos vamos a otras, como nuestra Constitución, a los DDHH, lógicamente, que aumentan los artículos. De esta manera, hay en nuestras cárceles personas totalmente inocentes, pagando por algo que nunca cometieron.

Esto hace que nuestras cárceles estén abarrotadas de presos, más la mala aplicación de nuestras leyes por parte de fiscales, jueces, abogados, entre otros. Así, jamás tendremos un mejor país. Quienes sí deben estar presos son aquellos que traspasan los límites de nuestras leyes. En este sentido, se les tiene que dar la razón a los jueces y fiscales.

Mientras se desconozca que en Venezuela existe el marco jurídico necesario para defender los derechos humanos. Mientras, no se logre un equilibrio de los derechos ciudadanos, para evitar que los derechos de unos atropellen a los otros y terminen cometiéndose injusticias, según, los expertos, aquí habrá un caos en la justicia. Como algunas soluciones, tenemos no mezclar la justicia con la política, no hacer comparaciones entre gobiernos, ya que todos son iguales, todos cometen los mismos errores. Decir, que no hay represión en las calles de Venezuela, es una gran mentira.

Es necesario que formemos ciudadanos y ciudadanas conscientes de los derechos humanos, los conozcan y en función a ello actúen. Nos parece muy. Lamentablemente, todas estas brillantes ideas no se cumplen. Con razón, Venezuela, va como un barco sin su capitán, no hay un líder, no tiene dolientes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios