Sin movimiento sector construcción

La aprobación de recursos para la construcción de 15 mil viviendas en el estado Lara autorizada por el presidente Hugo Chávez, enciende nuevamente la esperanza entre los trabajadores y obreros del sector construcción.
El 2012 arrancó con grandes expectativas entre la clase trabajadora, la cual esperaba un repunte de los proyectos y obras en desarrollo.
No obstante, la lentitud en la ejecución de proyectos de la Gran Misión Vivienda y el deficiente suministro de insumos para el sector privado, agotó las esperanzas de miles de obreros cesantes.
“Desde el mes de enero nuestras expectativas fueron muy altas, en particular por las ofertas del Gobierno en materia de vivienda. Estamos en el mes de marzo y en los portones donde se desarrolla la Misión Vivienda no hay movimiento todavía”, señaló el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores (Suticel), Héctor Contreras.
El dirigente sindical explicó que el movimiento de maquinaria en los terrenos del Estado no se corresponde con la magnitud del proyecto oficial. “Pareciera que no hay la voluntad política o la experiencia para levantar las viviendas que necesita el pueblo”.
Los trabajadores de la construcción ven con buenos ojos el financiamiento otorgado por las autoridades. Sin embargo, esperan que el anuncio no quede sólo en palabras.

Venezuela, primero

Los trabajadores de la construcción exigen que sea la mano de obra venezolana la que intervenga en los proyectos de la Misión Vivienda. “Aquí no hacen falta obreros extranjeros. Hemos demostrado que tenemos la experiencia y el profesionalismo suficiente para lograr importantes obras”.
Consideran que la dotación de insumos es factor determinante para el logro de los objetivos del sector público y privado.
Por otra parte, Contreras destacó que la situación de conflicto entre aspirantes a viviendas en Rancho Cinco A debe ser resuelto lo antes posible, por cuanto las familias de la zona rescataron esas tierras y llevan años esperando un lugar digno donde vivir. “ El déficit en Lara es de unas 150 mil viviendas. Traer damnificados de otros lugares e ignorar a nuestros refugiados es una situación inaceptable”.
Los trabajadores de la construcción siguen exigiendo espacios donde ganarse el sustento, y esperan que el Ejecutivo Nacional toma las medidas pertinentes para disminuir los altos niveles de desempleo.

Foto: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios