Rosario Flores promete cautivar

La española Rosario Flores, quien ha dejado repetidas veces su esencia flamenca en el país, vuelve a Venezuela con su Tour Raskatriski, que incluye dos conciertos. El primero será el 16 de marzo en el Hotel Tamanaco de Caracas y el segundo, al día siguiente, en el Gran Salón del Hotel Trinitarias Suites de Barquisimeto.
Al encuentro con los medios, realizado ayer, llegó con su carisma de siempre, flamante y feliz de regresar a un país que siempre la ha apoyado y seguido en su carrera. Estuvo acompañada por la cantante venezolana Luz Marina y el flautista maracucho Huáscar Barradas.
La española no solo ofrecerá dos presentaciones, sino que será la invitada internacional de la séptima edición de la Cena con las Estrellas a realizarse el 15 de marzo en el Hotel Tamanaco de Caracas. Ese día la antesala será de la cantautora Luz Marina. Al día siguiente le tocará el turno al marabino Huáscar Barradas acompañarla en el escenario.
Feliz de apoyar a la Fundación Una Mano Amiga (UMA), “enfatizó que los niños son lo más lindo del mundo”. Recibió un botón que la institución le otorgó al formar parte de las amigas de esta iniciativa tan humanitaria.
“En realidad es un placer estar aquí. Desde hace tres o cuatro años no venía. Me gusta que me vean cantar y bailar, ese es mi mejor regalo para ustedes, en un país donde siempre me he sentido muy querida. Luego de Venezuela voy para Ecuador y Colombia”, dijo la artista.
De su gira Raskatriski, nombre de su último disco, comentó que en esta ocasión mostrará unas imágenes de una canción muy espiritual que le dedica a los niños, “porque ellos son nuestros ángeles”, un tema que nació un día en que vio niños en la calle y nadie hace nada por ellos, eso la impresiona bastante.
Con el ímpetu que la caracteriza, aseguró que por ahora no tiene nada en la actuación. Por eso seguirá en lo que más le apasiona: la música.
“Mi camino es cantar. La música es la mejor medicina para todos”.
Le fascina cuando le confiesan que gracias a sus canciones se enamoraron.
Respecto al álbum, un disco escrito por su pluma en su totalidad, expresó que lo considera un trabajo 100% Rosario, pero no por eso es el mejor de su carrera.
“Todos son los mejores, cada uno tiene su esencia. Son como los dedos de la mano: a todos los quiero. Cada uno lleva impreso mis sentimientos que afloran en cada canción”.
Sobre la canción que grabó con Juan Luis Guerra, confesó que nunca se imaginó que él cantaría uno de sus temas, experiencia que califica como una de las más gratificantes de su vida.
“Él es un compositor maravilloso y que cantara una canción escrita por mí fue el regalo más grande del mundo”.
También reveló que le encantaría que sus hijos, un pequeño de seis años y una adolescente de 15, siguieran sus pasos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios