A un mes del funcionamiento Simadi legalizó devaluación de la moneda

Como un “estrepitoso fracaso”, calificó el economista José Guerra, el mes de funcionamiento que cumple hoy, 12 de marzo, el Sistema Marginal de Divisas (Simadi), propuesta cambiaria, planteada con el propósito de “desaparecer” el dólar negro, a fin de controlar no sólo la fuga de éste, sino también la economía del país.

Estuvo planteado que sería un sistema abierto y libre, pero la plataforma de múltiples tasas, la cual propicia el arbitraje cambiario, sumado a la escasa oferta, hicieron de esta una propuesta restrictiva e insuficiente ante la demanda.

Para Guerra, se podría concluir que el dólar otorgado por tasa Simadi, sólo generó como efecto la legalización de la devaluación de la moneda venezolana, cuyos cálculos más elevados solían realizarse de manera legal a tasa Sicad II, en Bs. 50, pero ahora deben cuantificarse a una tasa incluso superior a los Bs. 179, monto sobre el cual cerró el sistema el pasado martes.

“Se multiplicó el tipo de cambio y lo que se tiene ahora es una macrodevaluación, operada por un sistema no funcional, con múltiples tasas de cambio y esquemas pocos transparentes”, comentó.

Si bien la propuesta generó falsas expectativas, Guerra comentó que en su caso fue contrario, puesto que el problema cambiario de Venezuela radica, además de los controles, en la falta de divisas. Por tanto, la propuesta de control cambiario sólo canalizó a los compradores hacia el paralelo, potenciándolo por ser la única oferta.

“Esto sólo fue un desbarajuste cambiario y si el mercado no está abastecido, no funcionará ni ésta ni ninguna otra propuesta”, advirtió.

Existe confusión respecto a cuáles sectores se deben calcular a una tasa y otra, pero más allá de eso, el problema no sería la normativa, sino la falta de dólares.

Ante dicha coyuntura, Guerra considera conveniente una unificación cambiaria, que sincere el precio de la moneda. “Al no haber dólares a 6,30 bolívares, si no a un monto más elevado, se reducirá la demanda y normalizará la economía del país… es la única forma de que se acabe el mercado paralelo”.

Advirtió que tales planteamientos surtirán efecto, sólo si se presenta la suficiente oferta para un mercado, que además deberá ser libre.

Confusión de términos

Sobre las características de la propuesta, Guerra apuntó que no representa una subasta sino una “adjudicación a dedo”.

Dijo que tampoco es libre, porque de ser así la personas podría comprar la cantidad de dólares que quisiera en el momento que quisiera y esto no ocurre así.

“En Caracas no hay dólares para comprar y en Barquisimeto tampoco”, comentó.

En opinión de Guerra, el Gobierno debió aplicar un sistema “sensato”, definido bajo los términos precisos, con dólares suficientes y una única tasa de cambio.

A esto agregó que el proceso carece de transparencia y no informa al público los montos ofertados, montos asignados y plazos, además de otros detalles.

Se acentúa la desconfianza

A juicio del economista el sistema profundiza el sentimiento de desconfianza en el mercado. Agregó que dicha sensación ya existía, producto del carácter intervencionista del gobierno.

Sobre si el gobierno pueda corregir los errores del sistema, a fin de responder a la demanda presente, contestó que no se crea falsas expectativas, ya que “el desconocimiento por parte del gobierno, para administrar la economía, ha sido increíble”.

Empresarios desilusionados

Como “deficiente” califican el Simadi.

Giorgio Reni Casas, presidente de la Cámara de Industriales de Lara, comentó al respecto que este ni siquiera ha tenido un arranque acorde con la situación de producción, ya que no se le ha inyectado la cantidad de recursos suficientes, que responda a la necesidad presente en materia prima, empaque, repuestos y otros.

Dijo que en su empresa diariamente aplican para la subasta. En el caso de la entidad bancaria a la que pertenece, deben acudir a las oficinas de esta, con la carpeta, junto con los recaudos y esperar a ser atendidos. En la tarde, vía correo electrónico, les informan al respecto.

“El sistema deja mucho que desear y es engorroso”, comentó Reni Casas, quien lamentó que el proceso no sea de aplicación automática, como otros sistemas de controles cambiario planteados por el gobierno.

El representante de la cámara dice no contar con estadísticas al respecto, pero según la información que maneja en su entono, sólo pocas personas han sido asignadas, sumado a que se trata de montos inferiores que no les permiten continuar con la operatividad de la empresa.

Por su parte, Alberto Gámez, presidente de Fedecámaras-Lara, refirió que el empresariado continúa en la misma situación, debido a que sigue sin acceso a las divisas. Aplican frecuentemente a la subasta, sin resultados positivos.

Indicó que han presentado diversos problemas con el sistema y que en algunos casos la ocupación en este procedimiento, ha representado el cambio en las funciones de varios trabajadores. Considera que Simadi es discrecional y selectivo.

“El gobierno debe corregirlo y darle un giro de 180º”. A su juicio deben iniciar con la unificación cambiaria.

En Barquisimeto no hay dólares

El equipo reporteril de este diario realizó un recorrido por diversas casas de cambio de la ciudad. Todas estaban colmadas de personas, solicitando información sobre la asignación de divisas al menudeo.

Al respecto, sólo informaron que desde la activación del nuevo sistema sólo han asignado divisas a través de transferencias, más no en moneda efectiva.

Personal de las casas de cambio, que prefirió no identificase, informó que para proceder a la transacción, las casas de cambio esperan por la autorización del BCV. Se declaran de manos atadas y refieren que el sistema no es libre.

Es de recordar que la única fuente de obtención de dólares en efectivo es la venta petrolera, por lo cual, es el gobierno el único portador de este. De allí que los bancos y casas de cambio dependan de las indicaciones del BCV.

Al realizar un recorrido por tres bancos de Barquisimeto, se pudo conocer que los clientes de estos no han sido beneficiados con la propuesta de subasta. Una trabajador del Banco de Venezuela, informó que en el caso de la referida entidad cambiaria, la persona debe hacer el procedimiento por internet y subastar por el monto que desee, a espera de la oferta.

Los bancos y casas de cambio se muestran repletos de personas consultando sobre este respecto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios