Delincuente mata a su compañero de andanzas en Palavecino

KPR | Cortesía |

Un presunto delincuente fue asesinado a las 7:30 de la noche del lunes en el Asentamiento Campesino La Mata, sector Bachaquero, por su propio compañero. Hasta horas de la tarde no había sido identificado.

Lo interceptan en Los Rastrojos

En el centro comercial La Estancia, ubicado en la Intercomunal Cabudare- Barquisimeto, un taxista fue abordado por un cliente que le solicitó una carrera hasta Los Rastrojos, comunidad ubicada también en el municipio Palavecino.

El taxista, quien manejaba un Fiat Palio plateado, signado con las placas KBM 67G, se fue a llevar al cliente, lo dejó y una vez de regreso se paró en un semáforo y allí fue interceptado por dos delincuentes. Solo uno estaba armado.

Al señor le abrieron la puerta del vehículo, fue pasado hacia la parte de atrás y uno de los hampones se montó con él, mientras el otro tomó el control del volante.

Los hombres manejaron hasta el Asentamiento Campesino La Mata, allí dejaron al taxista, a quien habían golpeado, y le amarraron sus manos.

“Bájese y corra”, le dijeron al profesional del volante y seguido de ello dispararon al aire.

El taxista, asustado, no miró hacia atrás, esperó un rato, fue dejado como en una especie de encrucijada, comenzó a caminar y se topó con una reja; no había camino alguno. Al cabo de un rato escuchó el sonido de un disparo, esperó otro rato, como pudo desató sus manos y comenzó a caminar nuevamente hacia abajo, porque no había otra salida.

En el caminó vio al muerto

Largo rato pasó y cuando llegó al Asentamiento Campesino La Mata, vio un bulto en una cuneta. Por la oscuridad de la zona no apreciaba bien qué era. Al acercarse se percató que era un hombre y estaba sin vida sobre un charco de sangre. Pero no se trataba de cualquier persona: era uno de los presuntos delincuentes quien lo había despojado de su vehículo.

Específicamente se trataba del joven que tomó el volante, pero por ningún lado se veía el carro.

La víctima fatal tenía un disparo en la cara; quedó de lado.

El joven no portaba identificación alguna. Se trata de un joven entre 32 a 37 años de edad, de contextura delgada, de tez blanca, quien vestía un pantalón morado, franela negra, una correa beige y zapatos casuales de blue jeans con marrón.

Tiene en su cuerpo cuatro tatuajes: uno en la parte de arriba de la espalda que dice Aaron; una figura en medio de la espalda de la Reina María Lionza, en el tobillo izquierdo una A con una figura y en el brazo derecho otra figura.

Abandonado el vehículo

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales Y Criminalísticas (Cicpc), hicieron el levantamiento del cuerpo y tuvieron conocimiento que el vehículo había sido abandonado en la calle 6 de la urbanización Los Pinos, de Cabudare, justo detrás del liceo Jacinto Lara, a dos cuadras de la comisaría de Polilara, ubicada en La Mata.

El vehículo tenía las llaves pegadas. Funcionarios del cuerpo detectivesco procedieron y se lo llevaron, pues está involucrado en el crimen, porque presumen que su propio compañero de andanzas fue quien ultimó al joven y posteriormente escapó en el carro del taxista para dejarlo abandonado.

Sabuesos siguen investigando. Creen que la víctima fatal forma parte de una banda de ladrones de vehículos que operan en la zona. Hasta la tarde de ayer a la sede del Eje de Homicidios no habían llegados seres queridos que pudieran decir su identidad y aclarar quién sería la persona que pudo haber cometido el homicidio.

Ultimado en Tierra Negra

De un disparo en la cabeza, le quitaron la vida a José Alexander Fonseca Monjes, de 30 años de edad, en las afueras de su residencia en la calle José Félix Ribas, de Tierra Negra, al este de la ciudad.

Trascendió que el hombre recibió una llamada telefónica y al salir de su vivienda un sujeto en la moto le disparó, quedando tendido en la calle.

El hecho ocurrió a las 4:30 de la tarde del martes. Funcionarios del Cicpc manejan como móvil del crimen la venganza.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios