Padre y su hija de 10 años fueron baleados al resistirse al robo

Karina Peraza Rodríguez | Edickson Durán/Iván Piña |
TIROTIAO EN QUIBOR. 13/01/2015. EDICKSON DURAN.

El hampa no da tregua en la entidad larense, no respeta uniforme y mucho menos al ciudadano común, no les importa si sus víctimas andan con pequeños o ancianos. Su único objetivo es apoderarse de lo material, sin mirar las consecuencias.

Así fue el caso de un señor (39       años) y su pequeña hija de 10 años de edad, quienes fueron  baleados luego de resistirse al robo de su vehículo cuando se desplazaban por la entrada de Quíbor, municipio Jiménez. El hecho se produjo a las 6:30 de la tarde del miércoles trece de enero.

La víctima fue identificada como: José Altagracio Chambuco, el hombre contó que iban en su camioneta, Chevrolet Wagoneer, cuando fueron interceptados por dos sujetos quienes pretendieron despojarlo de su vehículo. En vista de que Chambuco se resistió a entregar su vehículo, pues es su principal medio de transporte, los hampones le dispararon.

Un disparo en la espalda le dieron a Chambuco y su pequeña hija de 10 años de edad le rozó un proyectil en la parte superior del ojo.

Padre e hija fueron auxiliados y trasladados hasta la emergencia del Hospital Baudilio Lara, de Quíbor, municipio Jiménez. Una vez que fueron atendidos ambos fueron referidos hasta Barquisimeto, el señor Chambuco fue ingresado al Hospital Central Antonio María Pineda, mientras que su hija al pediátrico Agustín Zubillaga.

Se conoció que ambos están estables.

En otro hecho, y por resistirse al robo le dispararon en la mano derecha y en su pierna derecha, ocasionándole una fractura en el fémur a un joven de 20 años de edad, quien iba en una Ruta 15 y dos sujetos se montaron a robar. Wilmer Ramón Betancourt se negó a entregar sus pertenencias, y lo hirieron, así lo despojaron de su teléfono celular y otras pertenencias. El hecho se produjo el miércoles por la avenida Florencio Jiménez, al oeste de la ciudad.

 

Estaba en la acera

A las 8 de la noche del mismo miércoles se escuchó una detonación en la avenida Camoruco, al final de la trasversal Ribas Dávila, en Sarare, municipio Simón Planas, cuando las personas salieron vieron en la calle tendido a Daniel Arrieche Dávila, de 25 años de edad.

El joven fue trasladado por sus familiares al hospital de la localidad, tenía una herida en el estómago que le había comprometido varios de sus órganos y ameritaba ser trasladado, comentó su hermana Merarí Dávila. La dama indica que buscaron una ambulancia pero no la encontraron y a los 20 minutos falleció su hermano.

La víctima fatal estaba sentada cuando fue sorprendido por dos o tres sujetos, supuestamente de la misma zona y sin mediar palabra alguna le dispararon.

La hermana de la víctima fatal a quien de cariño llamaban “Danielito”, comentó que el muchacho desde temprano habría estado tomando en un club que queda atrás de su residencia, desconoce si en ese lugar sostuvo alguna discusión. Asegura que su hermano era una persona tranquila.

La víctima se ganaba la vida como ayudante de albañilería, oficio que aprendió de su madre y con su muerte deja huérfano de padre a un niño de 4 años de edad.

Arrieche Dávila, actualmente estaba bajo régimen de presentación de cada 15 días, por el delito de porte ilícito de arma de fuego, el cual fue cometido hace más de tres años.

FAMILIARES DEL MUERTO DE SARARE. 14/01/2016. FOTO IVAN PIÑA
FAMILIARES DEL MUERTO DE SARARE. 14/01/2016. FOTO IVAN PIÑA
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios