FOTOS: Comunidades protestaron en Yaritagua por falta de comida

Hugo J. Boscán | Juan Brito |

Al grito de, “Tenemos hambre, queremos comida”, un numeroso grupo de mujeres y hombres, pertenecientes a diferentes comunidades, realizaron este sábado una enérgica protesta en la autopista Centroccidental y frente a la alcaldía del municipio Peña, en Yaritagua, por lo que consideran un engaño del que habrían sido víctimas con la venta de alimentos.

La mayoría de participantes en la protesta habían acudido antes del amanecer al sector La Estación, donde se había anunciado una jornada del programa Plan de Abastecimiento Seguro Casa a Casa, para la venta de algunos alimentos a precios solidarios.

“Pero nos engañaron porque nos estaban vendiendo unas bolsas con un pescado piche, unas bolsita de caraotas, cuatro cebollitas y otras cositas por 1.500 bolívares y al sacar nosotros la cuenta nos percatamos que todo salía por sólo 800, o sea que nos estaban estafando”, dijo airada Belkis Gómez, una de las amas de casa presentes.

Como ella, varias de las personas manifestantes exponían sus quejas mientras la multitud pedía a gritos la salida de la alcaldesa Shirley de Romero, quien se mantenía en su oficina mientras la sede municipal permanecía custodiada por policías y guardias nacionales.

Antes se habían ubicado en el sector Santa Lucía de la autopista Centroccidental, de donde fueron retirados a la fuerza por los uniformados, de acuerdo a denuncias de Laurimar Colina y Yolimar López, quienes, supuestamente, fueron agredidas.

Frente a la alcaldía, a gritos, pedían que saliera a hablar con ellos la primera autoridad del municipio, pero la única que lo hizo fue la concejal Alejandra Cortéz, quien, pese a sus explicaciones, no pudo convencerles.

“Esta no es una manifestación política sino por el hambre que estamos pasando, porque no se encuentra la comida y ahora la alcaldía la está vendiendo más cara que los chinos”, manifestó Ana Durán.

Manuel Obispo, quien dijo ser dirigente de la MUD, explicó que la alcaldía estaba retirando de los abastos y supermercados los artículos regulados para vendérselos a las comunidades, pero sólo estarían beneficiando a los de las UBCH.

“Ahora no se consigue nada de comida y ellos la están vendiendo de mala calidad”, dijo.

“Yo llegué a La Estación a las 3 de la mañana y no pude conseguir nada; todo fue puro engaño”, expresó María Giménez.

Poco después de las diez de la mañana, la alcaldesa salió de la alcaldía y se dirigió a la comandancia de policía, trayecto en el que no faltaron las peticiones de renuncia e interrogantes como, ¿dónde está la comida?

En una oficina de la sede policial se reunió con algunos representantes de comunidades a quienes dio explicaciones sobre el programa de alimentación.

“Desestabilizadores”

Allí ofreció algunas declaraciones, calificando las protestas como algo organizado por la oposición.

Responsabilizó a la gente de quien llamó “el fugitivo de la justicias”, refiriéndose al exgobernador Eduardo Lapi.

La alcaldesa Shirley de Romero informó que durante la ejecución del plan de abastecimiento han sido atendidas más de 10 mil familias en 26 comunidades.

“Estamos contrarrestando el bachaqueo, garantizando que los productos estén en los anaqueles y en nuestros encuentros con las comunidades nos damos cuenta que la gente está feliz y así nos lo manifiestan”, señaló.

Con respecto a los manifestantes, dijo que habían sido llevados engañados por personas desesperadas contrarias al gobierno.

Cerca de las 12 del día terminó la protesta.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios