#RevistaGala Bellezas naturales ¡Y mexicanas!

@GalaLaRevista |

 

No cabe la menor duda de que nuestro país es dueño de las playas más hermosas del mundo, sin embargo, en México hay una gran cantidad de rincones ocultos que bien valen la pena conocer; paraísos en los que el sol, la arena y el mar confabulan entre sí, para regalarle a propios y visitantes experiencias inolvidables en las que reina la calma, el descanso y la más espectacular fauna marina.

Declarado por la Organización Mundial del Turismo como uno de los principales destinos turísticos de América  Latina, México es un país con grandes bellezas naturales, entre las que destacan sus majestuosas playas, que se incorporan de manera extraordinaria  a diversos paisajes teniendo el mar de protagonista.

El turismo ha sido desde hace muchos años parte fundamental de su crecimiento como país, y el arraigo a una cultura que permanece a través de los años, el elemento que lo caracteriza. Conoce algunas  y…¿Por qué no?, anímate a visitarlas

A continuación, las playas más vírgenes del país azteca

Islas Marietas, Jaliscoisla marietas

Las Marietas, un grupo de islas deshabitadas que se convirtieron en refugio ecológico, son dueñas de arenas espectacularmente blancas, arrecifes tan perfectos que parecen haber sido sacados del más majestuoso de los acuarios, y aguas tan cristalinas, que permiten ver el suelo marino a 10 metros de profundidad.

Para llegar, se debe tomar una embarcación desde el puerto de Punta Mita, donde un montón de lujosos hoteles, como el St. Regis Punta Mita o el Casa de Mita les regalarán experiencias inolvidables.

Isla Holbox, Quintana Rooisla holbox

Sus playas rebosantes de caracoles de impresionantes colores y llamativas formas, parecen ser infinitas, pues tienen nada más y nada menos que 25 Km de largo y 2 Km de ancho en los que habita una gran variedad de plantas y animales, entre los que destacan espectaculares flamingos y juguetones delfines, así como tortugas y tiburones ballena.

Partiendo desde Cancún, se puede llegar en Ferry o en avioneta, y si de hospedaje se trata, nada mejor que el Holbox Dream, el Hotel Las Nubes Holbox o el Casa Sandra.

Playa Chacala, Nayaritplaya chacala

Su bahía es una zona virgen que no cuenta con grande complejos hoteleros en las cercanías, por lo que ha logrado mantener resguardada su vegetación selvática y esa variada fauna que la convierten en un despampanante paraíso tropical.

Se encuentra a 1 hora y 30 minutos de Puerto Vallarta y entre las ofertas de hospedaje que brinda, destaca el Hotel Selva Majua y el centro de relajación Mar de Jade. Allí, las ballenas se dejan ver libremente desde diciembre hasta marzo, y los sembradíos de mango y plátano decoran la zona.

Isla Aguada, Campecheisla aguada

Este pequeño pueblo de pescadores se encuentra al norte de Ciudad del Carmen. Sus playas, alejadas de los centros turísticos, se mantienen casi vírgenes hasta el sol de hoy, lo que le permite a los turistas disfrutar de aguas tranquilas, poco profundas y de un impresionante color jade.

Las opciones de alojamiento son pocas, sin embargo, el Hotel Cabañas Laguna destaca por su belleza y comodidad. Desde su puerto se pueden observar las fragatas y los pelícanos, mientras que el pescado fresco es el rey del menú de sus diversos restaurantes.

Boca de Tomatlán, Jaliscoboca tomatian

Este rinconcito pesquero de arenas perladas y suaves olas, se mantiene oculto de la civilización e inmerso en una bahía selvática que forma parte de la desembocadura del río Horcones que desciende de la Sierra de Jalisco, por lo que el verdor de la zona se ve espectacularmente reflejado en sus cristalinas aguas.

En el pueblo, el Hotel Casa La Ventana ofrece una opción de alojamiento exótica y apacible, pero también puedes hospedarte en algunas de las tantas opciones que ofrece Puerto Vallarta, pues está a escasos 17 kilómetros de distancia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios