FOTOS Obras de Barquisimeto en estado crítico

María Fernanda Peñalver/ Fotos: Héctor Andrés Segura |

El pasado 14 de septiembre se celebró el 464 aniversario de Barquisimeto, una fecha en la que los gobernantes de la entidad año tras año aprovechan para hacer regalos que “perduren en el tiempo”, pero esto no se logra por poder divino, lo que lamentablemente ha dejado distintas obras de la ciudad en las manos del abandono y la desidia.

Son distintos los obsequios que tanto alcaldía como gobernación han realizado con el pasar del tiempo, pero ha sido precisamente este elemento y otros tantos que han pasado factura debido a la falta de mantenimiento, lo que hace parecer que en vez de un presente por los aniversarios se convierte en un mayor trabajo.

Con la última celebración se pudo apreciar algunas reparaciones, gran parte de estas al este de la ciudad, dejando así en el descuido a las otras zonas que también cuentan con importantes estructuras que merecen ser tomadas en cuenta.

Espejos sin reflejo

“Espejos del Turbio” es el nombre de la amplia obra que abarca un tramo de 1.600 metros de la Av. Ribereña. Para el año 2011, aniversario 459 de Barquisimeto, este fue el regalo destinado por el gobernador Henri Falcón, cuyo nombre se visualiza en reiteradas oportunidades mientras se hace el recorrido.

Tomado como un orgullo debido a la participación de reconocidos paisajistas como Armando Villalón, Héctor Rodríguez, Sandra García, Ramón Lizardi y Víctor Urdaneta; este catalogado “museo abierto” ha ido perdiendo parte de sus piezas, lo que ha hecho que lo plasmado por los artistas se vea deshonrado.

Con un inversión de 5 millones de bolívares, este gigante “cuadro” está conformado por más de 2.000 cerámicas que arman 5 representaciones que los pintores tienen del Valle del Turbio. Para su pesar, actualmente parte de estas no se puede apreciar debido a que las lozas se han ido cayendo. Precisamente por ser un “museo abierto” esto significa estar a la intemperie, en donde el clima y la falta mantenimiento no perdonan.

La mano de los habitantes de la zona también ha tenido que ver, pues en el transitar del trayecto abarcado por los Espejos del Turbio se aprecian grafitis, colocación de basura y algunos anuncios de venta de productos que se encuentran en las cercanías; lo que por supuesto empeora las condiciones.

Una mala bienvenida

Una de estas es El Cardenalito del Oeste, un parque que se encuentra en la entrada de Barquisimeto desde el lugar “menos favorecido” y así lo demuestra este espacio que se ve totalmente solitario. Poco es el mantenimiento, la funcionalidad o lo encantador que es el “área recreativa” que fue uno de los obsequios concedidos por la Alcaldía de Iribarren en el año 2010, para ese entonces Amalia Sáez era gerente municipal.

Durante el cumpleaños número 458 de la entidad larense se hizo entrega de un espacio lleno de vegetación, letras gigantes en donde se lee con intenciones de resplandecer el nombre de la ciudad y otras similitudes con el parque que da bienvenida desde el punto cardinal más extremo.

Una especie de fuente ocupa parte del lugar, siendo esta una de las principales atracciones que se ha perdido. Lamentablemente la falta de mantenimiento ha dejado al oeste de Barquisimeto sin una importante área recreativa que anteriormente servía para que habitantes de los distintos sectores aledaños disfrutaran de un momento distinto, ahora es únicamente un sitio por el que se transita únicamente cuando se quiere pasar la avenida, mientras que la vegetación que allí queda funciona como guarida para los maleantes.

Una gran carga

La Av. Uruguay ha traído más problemas de lo pensado para la gobernación del estado Lara. Desde su inauguración en el 2003 ha presentado distintos problemas que han generado su cierre en varias oportunidades y sus prontas reinauguraciones, dos de estas como parte de los regalos realizados por el aniversario de la ciudad.

La última oportunidad se dio en el 2014, cumpleaños 462 de Barquisimeto. Alcaldía y gobernación actuaron de la mano para abrir nuevamente la avenida luego de una inversión de 20 millones de bolívares, mientras que cuando se inauguró la importante estructura tuvo un costo de 2.086 millones de bolívares, es decir, diez veces menor al monto que se gastó para la reinauguración.

Desde el pasado mes de diciembre la Av. Uruguay está cerrada para el libre tráfico. Con algunas ramas se ha intentado evitar el paso sin embargo motos, patrullas de la policía que tiene un módulo cercano y algunos vehículos particulares incluso un tanto pesados ignoran el cierre y pasan por un pequeño espacio que es la orilla de la gran fractura que está en el lugar.

Alrededor de la importante obra existe una gran diatriba que hasta el momento no ha arrojado una decisión que permita iniciar las labores correspondientes; por el contrario, cada día el deterioro es mayor.

Actualmente la Av. Uruguay parece ser el espacio en donde se recolectan los escombros, pues es alarmante la cantidad de desechos que se ven en lo que fue una de las mayores promesas de parte de los organismos estatales.

Debe haber prioridad

Para los ciudadanos resulta importante que antes de generarse alguna otra obra se realice el mantenimiento a aquellas que se muestran deterioradas.

Algunas personas encuestadas consideran que es “ilógico que se hagan estatuas nuevas pero que no se ocupen de las cosas viejas que se hicieron”, expresó Laura Gómez, ciudadana.

Creen que es preferible que las inversiones se hagan en el mantenimiento de las estructuras antiguas en vez de dejarlas perder. Explicaron que más allá de lo artístico las necesidades de la ciudad abordan temas de suma importancia que requieren más que una brocha y pintura.

Aseguraron que es poco el sentido de tener “mucha fachada” si cuando se quiere disfrutar del espacio de esparcimiento o de algún servicio como es el caso de la salud, no se puede hacer debido a que las condiciones que se brindan no son las óptimas.

Igualdad

Otra de las impresiones de parte de los ciudadanos es el hecho de que los organismos encargados en la realización de nuevas obras generalmente se encarguen de hacerlo en las zonas más privilegiadas.

“Se ve mayor empeño en que el este de la ciudad esté arreglado, hay veces que se ocupan del oeste, pero el norte por ejemplo generalmente queda rezagado”, señaló Pedro Durán, ciudadano.

Las críticas hechas tanto a alcaldía como a gobernación convergen en que se necesita que se evalúen las verdaderas necesidades de los distintos sectores que hacen vida en Barquisimeto y trabajar en base a eso y no solo a lo exterior.

Consideraron además que las labores de relevancia deben hacerse durante todo el año y no únicamente cuando la ciudad se encuentre de aniversario. Esperan una mayor atención de parte de las autoridades municipales y regionales, a la vez que destacaron que el dinero se debe invertir en obras de importancia para todos que deben mantenerse con el tiempo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios