Estrangulan a ama de llaves para robar en una vivienda

José Manuel Zaá | Ángel Zambrano |

Un terrible crimen se cometió, la noche de este miércoles, en una vivienda ubicada en la manzana F con calle 3, de la urbanización Club Hípico Las Trinitarias, al este de Barquisimeto. No obstante, las autoridades se percataron del mismo en la tarde del día siguiente.

La víctima del atroz asesinato se llamaba Mélida Rosa Cantillo Márquez, una señora de 52 años de edad, quien trabajó por 12 años como ama de llaves para la familia que ocupa el hogar en el que fue apuñalada –en el costado derecho– y estrangulada –con un cable de televisor–.

Todo ocurrió, se sospecha, luego de que varios sujetos ingresaran a la morada para robar, aprovechando que los dueños se encontraban de viaje en China y dejaron a la quincuagenaria a cargo del domicilio, como solían hacerlo, desde el pasado domingo.

Familiares de la hoy occisa contaron que el miércoles, la mujer pasó el día con dos de sus nietos y su nuera en la residencia, pues así se le hacían compañía y para ello gozaba con el permiso de los dueños.

La joven y los infantes se retiraron a eso de las 6:00 de la tarde y hasta ese momento se supo de ella.

Los propietarios de la casa llamaban a Mélida Rosa todos los días para saber cómo estaba. El jueves, a pesar de la insistencia, no pudieron dar con ella, por lo que decidieron comunicarse con los familiares para ver qué pasaba.

Estos decidieron ir hasta la vivienda que está en una esquina, a eso de las 4:00 p.m., pero no pudieron ingresar a ella porque todas las puertas estaban cerradas y el cerco de electricidad funcionaba.

“Esa tiene mucha seguridad”, comentó un familiar que no quiso identificarse.

Por ello, decidieron avisar a los bomberos y a la policía regional, con quienes pudieron entrar.

Revisando, dieron con Cantillo Márquez en su habitación, sin vida, acostada en una cama y semidesnuda.

La parte superior de la casa estaba desordenada; faltaban televisores y otros objetos de valor según manifestaron.

Al parecer los conocía

Allegados a Mélida comentaron que posiblemente la hoy difunta logró identificar a los atracadores y por eso decidieron acabar con su vida. No encuentran otra explicación porque aseguran que, de ninguna manera, ella se hubiese resistido al robo.

Además, no entienden cómo los maleantes pudieron ingresar al lugar, cuando este tiene tres candados en su puerta principal, cerco eléctrico y ninguna de sus cerraduras parecía forzada.

Aunque sostuvieron que ella no le abría la puerta a nadie, pudo haber dado paso a algún conocido.

Se hicieron pasar por testigos de Jehová

No era la primera vez que dicha casa era blanco de ataque del hampa.

Meses atrás, durante otro viaje de la familia, se metieron para sustraer una pistola, prendas de valor y alrededor de 8.000 euros.

En aquel entonces los antisociales llegaron bajo la fachada de ser testigos de Jehová y drogaron a  Melida con un pedazo de papel que le pasaron.

Una vez dormida la mujer, burlaron los mecanismos de seguridad, la levantaron del piso, le quitaron la blusa y sostenes, y la acostaron en su misma cama.

Una muy buena señora

Vecinos, familiares y allegados la describieron como una muy buena persona. Mientras hablaban de ella se notó el cariño que le tenían.

“Siempre estaba pendiente de uno”, comentó una mujer que vive cerca de la casa de Mélida, en Chirgua 3, quien además agregó que la ama de llave era muy querida en la zona porque tenía allí más de 30 años.

Tras su partida quedan sin abuela seis pequeños y sin madre dos hombres, aunque tuvo tres. Uno falleció tras resistirse al robo de su moto a los 28 años de edad.

Se conoció que los dueños de la casa en donde fue ahorcada Cantillo Márquez correrán con todos los gastos funerarios.

“Ella era la toñeca de esa gente”, acotaron.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios