FOTOS: Comunidades solicitan que al menos se cumpla con limpieza de drenajes

Rosmir Sivira | Karen Paradas |

Producto de las precipitaciones de la noche del pasado sábado, múltiples familias barquisimetanas, amanecieron este domingo  entre lamentos. El rastro del agua que anegó sus viviendas, quedó marcado en las paredes.  Hasta ayer, algunos observaban los  daños entre techos rotos por la caída de árboles  y en sus enseres estropeados.

Tal es la historia de 15 familias que mañana, 29 de noviembre,  cumplen siete años de haber ocupado los terrenos ubicados en la calle 48 con 16 y 17, sin que aún se atienda su requerimiento habitacional.

Jenny Miquilena, es habitante del  lugar y cuenta que la lluvia formó una laguna en el terreno, la cual dañó todos sus bienes. “Los 12 cuadernos de mi hija quedaron emparamados, hasta el arroz se me mojó. Perdimos zapatos, ropa, colchones y algunos vecinos hasta las neveras”.

Valentín Álvarez, otro ocupante del lugar, comentó que no sólo la invasión se vio afectada, sino que también las casas tradicionalmente constituidas en la zona se anegaron. Esto motivado al colapso de la alcantarilla  de la calle 48 con carrera 16, a la cual desde hace más de cinco años, aseguraron, no se le hace mantenimiento.

-Hemos acudido a Corpolara, a la Gobernación y a la Alcaldía, para que nos ayuden con una casa o bien limpien esa alcantarilla, porque cada vez que llueve es lo mismo. Pero nadie nos atiende.

El comentario fue proseguido  por el de Nelsi Parra, quien relató que apenas inició la lluvia, acudió hacia la alcantarilla para quitar, entre varios vecinos, la basura que allí reposa, previendo lo que ya ha ocurrido en reiteradas ocasiones. No obstante, el mal era inevitable.

La anegación ocurrió y las familias sacaron agua del terreno invadido hasta las 3:00 de la mañana.

Miquilena relató  que las familias que allí habitan, junto con doce niños, lo hacen “por necesidad”, ya que fueron ubicados en dicho terreno  por el Consejo Comunal San Agustín, en un lote de más de cincuenta familias. Sin embargo, permanecen con sus ranchos “quienes de verdad no tenemos dónde ir”.

Condenó que no reciban ni siquiera  el apoyo del Consejo Comunal y que por el contrario los quiere “desalojar para quedarse con los terrenos”.

-Tenemos derecho a una vivienda digna, pero también a quedarnos en el terreno, porque  bastante trabajo y agua que hemos pasado. Dicen que no nos ayudan porque somos ocupantes, pero no tenemos adónde ir…. Pedimos que destapen  la alcantarilla y que al menos  nos ayuden con material de construcción, que nosotros mismos fabricamos nuestras casas.

El lugar no cuenta con servicio eléctrico.

Habitantes de la ocupación, como María Guillén, igualmente denuncian que la bolsa de Comité Local de  Abastecimiento y Producción (CLAP), tampoco es recibid  a con frecuencia ni atiende a todas las familias por igual.

 

Labores bomberiles

El primer teniente Luis Abarca, jefe del Departamento de Relaciones Públicas, Estadística e Información del Cuerpo de Bomberos del Municipio Iribarren, informó que la noche del pasado sábado, producto de las lluvias, se registraron múltiples reportes de anegaciones de viviendas, las cuales ocasionaron colapso de los sistemas internos de agua.

Relató que una de las zonas más afectadas fue la referida área de invasión, donde el nivel del agua alcanzó los 60 centímetros de altura.

Otro reporte importante fue el del árbol que cayó sobre una casa en la carrera 12 entre 54 y 55.

También registraron derrumbes en la avenida Ribereña con Garabatal;  inundaciones en la carrera 14 con calle 54 y 55, vereda 10 con calle 52  y avenida Fuerzas Armadas,  carrera 17 con 44 y 45,  calle 45 con carreras 12 y 13, calle 48 con carrereas 16 y 17 y carrera 18 con calle 40; derrumbe de  árboles en  avenida Fuerzas Armadas con 52 y 53, avenida Ribereña con 45 y 46 y Fuerzas Armadas con calle 51; además de un derrumbe de vivienda en la carrera 6  con calle 59 y 60 de Brisas del Aeropuerto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios