Marcha de médicos no pudo llegar al Ministerio de Salud

M. Girón | Foto: Luken I Quintana |

Representantes del gremio de salud intentaron marchar este miércoles, desde San Bernardino hasta el Ministerio de Salud, en el centro de la capital, pero fueron interceptados por un piquete de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en La Candelaria, en las cercanías de la clínica Luis Razetti.

La protesta tuvo como finalidad exigirle al gobierno de Nicolás Maduro, que dé respuesta a la crisis de insumos médicos y medicinas en el país. El documento que llevarían los profesionales de la salud hasta el citado organismo fue recibido por una funcionaria del Ministerio, Maiqui Flores, quien se trasladó hasta el sitio donde había sido impedido el paso de la manifestación.

Durante dicha protesta, la dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores (Unete), Marcela Máspero, denunció la ausencia de políticas para enfrentar la poca disponibilidad de medicamentos y los altos costos que tienen que afrontar la población para adquirir los productos y servicios necesarios para cuidar su salud.

Acompañamos esta movilización convocada por el Colegio de Enfermeros, por Médicos Unidos, estudiantes y trabajadores para denunciar una vez más los numerosos obstáculos que enfrentan los venezolanos para adquirir medicinas e insumos médicos. Exigimos respuestas inmediatas del nuevo Ministro de la Salud, que sepa que hasta entonces desde Unete continuaremos apoyando todas las manifestaciones que convoquen los trabajadores de la salud. Nosotros exigimos un cambio definitivo en las políticas de salud, un cambio que beneficie a todos los trabajadores que elegimos la vida por encima de la violencia y la muerte”, subrayó.

Por su parte, la presidenta del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, Ana Rosario Contreras, le exigió al ministro de Salud, Luis López Chejade, que reconozca la crisis de salud y permita la apertura del canal humanitario.

“Hoy nos encontramos reunidos acá todo el equipo de salud de Caracas, para decirle al señor Ministro que los trabajadores de la salud hemos tenido razón cuando se ha venido denunciando la crisis humanitaria en el sector. Con el informe de la ministra Caporale se evidencia las deficiencias del sistema de salud pública. Al Ministro le exigimos la apertura inmediata del canal humanitario, pero no permitiremos que muera un paciente más. Para nosotros la vida tiene un precio inalienable y le decimos al ministro de Salud que asuma sus funciones, que permita que nuestros futuros profesionales se formen en condiciones dignas, que cese el amedrentamiento de grupos colectivos y delictivos contra nuestros profesionales. Hasta entonces señor ministro, sepa que el sector salud no abandonará las calles”, indicó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios