FOTOS: Adolescentes “problemáticos” están involucrados en crimen

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Ángel Zambrano |

Aislados mantienen a tres adolescentes en el Centro Socio Educativo Pablo Herrera Campíns, mejor conocido como retén de El Manzano y es que dos son los presuntos responsables del crimen del adolescente de 17 años, hecho cometido la mañana de este martes en el sector D del recinto. El tercero no ha sido involucrado en medio de las investigaciones que adelantan los sabuesos del Cicpc, pero se presume su vinculación así como la de otro joven, declaró Orlando Alvarado, director del Servicio de Atención Integral a la Niña, Niño y Adolescente (Saina).

Alvarado ratificó que el crimen fue cometido porque los jóvenes quisieron apropiarse de los alimentos del adolescente fallecido, quien indica siempre recibió comida en abundancia por parte de su madre y además era uno de los que tenía buen comportamiento. “Hace dos días se produjo un altercado con unos jóvenes, le ofrecimos cambiarlo de sector, pero él mismo no quiso, se negó, expresó que quería seguir con la misma población”, recalcó el director del Saina.

De la misma forma explicó que a pesar que se están haciendo las requisas de forma semanal, estos adolescentes son muy “creativos” para elaborar las armas blancas. Detalla Alvarado que al adolescente de 17 años lo sometieron en el baño y le dieron en la cabeza con un “chipote”, así denominan los jóvenes de El Manzano a una sábana la cual la llenan de piedras y la amarran. Una vez que lo golpearon lo derribaron al piso y allí lo sometieron.

Le dieron con el punzón en tres oportunidades, arma que fue realizada con una cabilla.
En el sector D están recluidos 36 jóvenes. Existen diez cuartos, en cada uno conviven al menos 10 adolescentes y precisamente donde estaba la víctima fatal se encontraban jóvenes a quienes le correspondía salir al patio.

Los adolescentes que estarían involucrados en el crimen fueron catalogados por el personal directivo como “problemáticos”, pues anteriormente han causados estrados en el Centro Socio Educativo.

El Cicpc cuando fue llamado hizo una revisión en el lugar de los hechos e incautó el punzón, el cual fue colectado por los investigadores, así mismo se localizó otra cabilla y dos platinas.

Entre las armas que fabrican se encuentran los punzones que realizan con cabillas extraídas de la pared y algunos tubos del techo. Así mismo agarran alambres de la cancha, cortan partes de las puertas y allí forman las platinas, las cuales son afiladas con el piso.

Por más revisiones que hacemos, ellos lo vuelven a hacer. Ojala pusieran eso es practica para hacer algo funcional con su vida”, manifiestó Alvarado.

Comentó que manejar la violencia entre los jóvenes es bastante delicado, pues muchos son rebeldes, tienen sus normas y leyes internas, en las que nadie puede meterse, pero ellos como autoridades tratan de mediar y mantener el ambiente en paz.

“Dejar zapatos, colchonetas y ventiladores cuando se van”, es una tradición indica la principal autoridad del retén. Por ahora se espera que en las próximas horas, las autoridades presentes a esos jóvenes por el crimen del compañero de 17 años.

Mayores sin traslados

242 era el parte del retén, precisamente llegó una libertad el martes y quedaron 241, de los cuales 87 son adultos. Para el cuidado de todos los jóvenes existe una cantidad de 40 guías en nómina que deben distribuirse en cuatro grupos y no se dan abasto poque son muchos los traslados que se deben hacer hacia médicos forenses, centros asistenciales o los mismos tribunales.

Explica el director del Saina que debería ser un guía por cada 10 adolescentes en cada turno y tendrían que tener en nómina al menos 160 cuidadores para que funcione con cabalidad la seguridad, pero no tienen el presupuesto para ello.

Alvarado hace un llamado al Gobierno nacional para que se agilice el traslado de los mayores de edad, quienes deberían estar en un centro penitenciario, además aseguran que son los que causan mayores problemas.

En cuanto a las actividades destacaron que con la nueva directiva bajo el mando de Luis Meléndez, abogado y defensor de los Derechos Humanos, así como la del Sargento Mejias, han retomado las actividades como talleres de pintura, panadería, música y deportes. Al comienzo muchos no querían acudir, pero ya entendieron que para obtener un beneficio deberían tener un buen comportamiento y pasar todos los estudios, es por ello que han comenzado a acudir a dichas actividades.

“Hemos conseguido a guías que se comen la comida de los muchachos. A esos funcionarios se les hace un informe y se está corrigiendo la situación”, ratificó Alvarado.

Por otra parte, Meléndez director del retén comentó que desde su llegada han mejorado el desayuno, se les hace pasar comida tres veces a la semana y a todos sin distingo se les da su visita los sábados.

De la misma forma completó la información del director del Saina manifestando que se estaban haciendo convenios con casas de estudios para que los jóvenes nivelen sus estudios.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios