CTV rechaza vulneración a la libertad sindical

Rosmir Sivira | Foto: Archivo |

Tras la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el movimiento de trabajadores de Venezuela prepara una agenda de acciones, puesto que dicha figura pone en riesgo derechos laborales y libertad sindical.

Así lo expone José Elías Torres, secretario general de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), quien rechazó categóricamente la persecución y detención de sindicalistas en el país, como Omar Escalante, presidente de la Federación de Trabajadores de Carabobo (Fetracarabobo), quien fue detenido arbitrariamente por el Servicio de Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el pasado martes. Su casa fue allanada, sin que se presentaran órdenes para el procedimiento.

A la fecha se desconocen los delitos que se le imputan. Sin embargo, la defensa presume que pueda deberse a la relación de amistad de Escalante con funcionarios militares relacionados con el llamado de alzamiento en dicho estado. También fueron capturados otros miembros de un club social al cual pertenece el gremialista.

Escalante, representante del sector educación, tiene 60 años de edad y es paciente insulinodependiente, por lo que exigen se cubran sus requerimientos de salud y permita el contacto con su familia y abogados.

Su caso será presentado ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), conformación que está al tanto de la crisis democrática, productiva y laboral de Venezuela, por lo que han solicitado respuestas al respecto al Gobierno Nacional.

Torres recordó que la dirigencia laborista a escala nacional ha sido firme al confrontar los fraudes del Gobierno Nacional, así como defender las garantías laborales, libertad sindical, derecho a la convención colectiva y otros. También han sido críticos ante la inflación, escasez y desabastecimiento.

El secretario general de la CTV igualmente rechazó la orden de captura al presidente de la Federación Nacional de Transporte, Erick Zuleta, y detención improcedente al Alfredo Ramos, “representante del movimiento sindical, prestado a la alcaldía de Iribarren”.

El sector de trabajadores alega haber sido el primero en rechazar la Asamblea Nacional Constituyente porque “su instalación violará todos los principios democráticos… y sin democracia no hay derecho laboral que valga”.

No obstante, “en cualquier dictadura, el mayor temor es a los movimientos sindicales unidos y estudiantes, quienes salen siempre a la defensa contra la opresión”.

En este sentido, las 24 seccionales de la CTV se mantienen en asamblea permanente para anunciar en las próximas horas una agenda de lucha nacional, en la cual aseveran han recibido apoyo de la sociedad civil y gremios profesionales.

ANC no es solución

El sector dijo acompañar a la sociedad en el paro cívico, por ser esta una lucha de todos.
Veían posible la instalación de la ANC por el carácter “testarudo” del gobierno. No obstante, aseveran que quedó en evidencia ilegitimidad del proceso y su toma de decisiones arbitrarias sobre los derechos humanos y civiles de los venezolanos.

En su opinión la ANC no es una solución a los problemas.

Contrario a ellos proponen que se restablezca la discusión tripartita (trabajadores, empresas y gobierno), a fin de construir un plan de recuperación económica posible, ya que las políticas de Gobierno no facilitan la generación de recursos para mejorar condiciones laborales de empleados y, en consecuencia, calidad de vida.

“Eso pasa porque no generan confianza con sus controles, sino menos producción y más escasez… Ninguna de sus políticas controla la inflación”, comentó el secretario de la CTV, quien aseveró que el “Gobierno lleva 18 años inventando y experimentado con la economía del país”.

Acotó que han sido más de cinco los planes de producción para el campo y la industria puestos en práctica, pero el grado de conflicto es cada vez mayor.

No ven esperanza en la ANC, ni con la consulta nacional a sectores económicos que realizarán próximamente, porque “es la misma gente”.

¿Otro aumento?

Sobre la política de gobierno de aumento bimensual del salario, aseveró que esta medida reconocen el fracaso de la política económica del país, ya que en naciones con sistemas financieros sanos, estos se aplican cada uno o dos años, a baja escala, a fin de equilibrar la inflación.

No obstante, en Venezuela según la Asamblea Nacional la inflación acumulada hasta julio de 2017 es de 248,6%, lo cual se traduce en mayores limitaciones para el venezolano trabajador.

Gobierno no habla de unidad

José Elías Torres lamentó que el Gobierno Nacional no reconozca ni respete a quienes piensan diferente. “Todo lo contrario. Le echan gasolina al fuego”.

A su juicio solicitar carta de buena conducta a aspirantes a candidatos a las venideras elecciones a gobernaciones es “la provocación más descarada que puede existir”.

Sobre las opiniones encontradas respecto a la participación política y civil en dichos comicios, expresó que es potestad del trabajador si participar o no en los llamados convocados por sectores democráticos.

“Es importante advertir que en caso de ser así, se debe exigir la observación del proceso, para que sea limpio… porque en las condiciones actuales, el Gobierno Nacional no tiene oportunidad de ganar”.

Advierte que el llamado es a priorizar la agenda del sector laboral en la política del país.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios