#OPINIÓN Se busca un emprendedor: Aprendamos a encontrar el optimismo IV #4Dic

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“Cuando a vuestra familia os tocó una herencia, tuvisteis suerte. Pero esa suerte no depende de uno, por eso tampoco dura demasiado. Solo tuviste algo de suerte, por eso ahora no tienes nada. Yo, en cambio, me dediqué a crear suerte. La suerte, a secas, no depende de ti. La Buena Suerte, solo depende de ti. La verdadera, es esta última. La primera, sencillamente, no existe. Si quieren digamos que sí que existe, pero es demasiado improbable como para esperar que te ocurra a ti. Y, en ese caso, no dura demasiado, es efímera. La Buena Suerte es posible siempre que te lo propongas. Por eso se llama la Buena Suerte, porque es la Buena, la de verdad” Alex Rovira Celma.

Hace ya unos años, dos autores españoles, Álex Rovira Celma y Fernando Trías de Bes escribieron un libro titulado “ El libro de la buena suerte”. En todo el mundo ha tenido un éxito increíble, se han vendido más de 40 millones de copias y se ha traducido a 40 idiomas. Explican los autores que lo escribieron encerrados y en 8 horas, pero invirtieron tres años para reconocer las reglas de la buena suerte. Quién se concentra sobre la primera afirmación pensara que habíamos tenido suerte. Quien se concentra sobre la segunda, se dará cuenta que hemos aprendido a trabajar para crear nuestra buena suerte.

Aquí el decálogo de la Buena Suerte tomado del libro:

  • Primera Regla

La suerte no dura demasiado tiempo, porque no depende de ti. La Buena Suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre.

  • Segunda Regla

Muchos son los que quieren tener Buena Suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.

  • Tercera Regla

Si ahora no tienes Buena Suerte tal vez es porque estás bajo las circunstancias de siempre. Para que la Buena Suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias.

  • Cuarta Regla

Preparar circunstancias a la Buena Suerte no significa buscar sólo el propio beneficio. Crear circunstancias, en las que otros también ganen, atrae a la Buena Suerte.

  • Quinta Regla

Si “dejas para mañana” la preparación de las circunstancias, la Buena Suerte quizás nunca llegue. Provocar circunstancias requiere dar un primer paso… ¡dalo hoy!

  • Sexta Regla

Aún bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la Buena Suerte no llega. Busca en los pequeños detalles circunstancias aparentemente innecesarias… pero ¡imprescindibles!

  • Séptima Regla

Para los que solo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa.

  • Octava Regla

Nadie puede vender suerte. La Buena Suerte no se vende. Desconfía de los vendedores de suerte.

  • Novena Regla

Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la Buena Suerte llegue, confía.

  • Décima Regla

Crear Buena Suerte es prepararle las circunstancias a la oportunidad. Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡siempre está ahí!

Definitivamente, Rovira nos invita a reflexionar sobre un binomio interesante:

PREPARACIÓN + OPORTUNIDAD

Es decir, disponer de un conjunto de actitudes y de aptitudes con las Que saber aprovechar las opciones que se nos presenten. ¿El resultado de esta suma? es nada más y nada menos que LA BUENA SUERTE.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios