#OPINIÓN La noche santa #23Dic

Jorge Euclídes Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

José delante con la mano tirando del cabestro y María sobre el cansado burrito era toda una escena pictórica de desamparo en la desbordada ciudad de Belén, donde gente de toda la comarca se había reunido por razones oficiales. En todas las posadas recibían la misma respuesta, no había habitaciones disponibles. Pero José y María continuaban tocando puertas sin amilanarse ante las reiteradas negativas. Así caminaron todas las calles del centro de Belén, el hombre maduro con semblante de dignidad y cansancio y sobre el asno la virginal María con su cara radiante, su cara de niña todavía. Eran la pareja perfecta para ablandar duros corazones, pero desde arriba estaba previsto que sus pasos sobre las mismas calles simbolizaran el circular peregrinaje del humano, de la razón  y los intereses, hasta los sentimientos y las elevaciones espirituales.

De tanto recorrer los mismos sitios el bueno de José decidió pasar la noche en descampado y recibir a Dios solamente con el cobijo de la brisa y el manto titilante de luminarias dispuestas para esa noche especial. Las casas de Belén estaban  llenas de visitantes e invitados, las habitaciones ubicadas en la parte superior servían de techo para los establos o pesebres, ubicados en la parte inferior de las viviendas, donde los jinetes descansaban sus cabalgaduras y los agricultores sus animales de labranza. No había lugar para albergar a un Santo, a  una Virgen y a un  Niño Dios que cambiaría la historia del planeta.

Marchaba pues José con María montada en su burrito a reconstruir el mundo en la mitad solitaria y peligrosa del campo, de pronto algo le impulsó tocar la puerta de una  humilde casa situada casi en las afueras de Belén,  encontró un corazón reblandecido. Aunque no había tampoco sitio en las habitaciones superiores, pocas y estrechas, le ofrecieron cobijo donde la familia resguardaba de la intemperie sus dos únicos animales de trabajo, un buey de labranza y una mula para llevar y traer agua del pozo hasta la siembra.

El dueño de la casa les entregó también un pequeño farol, inútil tal vez, para convertir las siluetas de la noche en figuras amables del trabajo cotidiano. Los incrédulos afirman que la noticia corrió entre los pastores a consecuencia que uno de ellos en visita nocturna informó de la singular pareja requerida de solidaridad o simplemente de testigos para el registro de una nueva realidad para la Tierra, pero como testimonio legitimo , histórico y cierto quedo consignado por los evangelistas , en sus escrituras con varias décadas de distancia, que la llamada de atención a los pastores fue una luz blanca y poderosa que dentro de un pesebre podía observarse a varios kilómetros de distancia.

Cautivados  por esa luminosidad que mas allá de los ojos removía las ternuras mas intimas de cualquier ser humano los pastores rodeados de sus ovejas marcharon presurosos a tocar el cielo con sus manos y allí en una estampa de dulzura , divinidad y fuerza mística se produjo el más importante evento planetario al concentrarse la potencia del Cosmos en el limitado cuerpo de un ser humano, un ser que vino a mostrarnos el camino de cómo regresar a esos espacios infinitos de bondad dando su vida como prueba y sacrificio y dejándonos como ruta inequívoca y segura su ejemplo , su palabra y su luz de verdad liberadora.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios