#OPINIÓN Reflexión en positivo: Nuestra patria y su gente esta herida por tanta desidia #21Mar

José Gerardo Mendoza | Ilustración: Victoria Peña |

Por dios santo nuestra patria y su gente esta herida por tanta desidia, pedimos paz y amor por nuestro país

Aunque estemos muy confundidos, no debemos permitir que se cierren las mentes tan aferradamente, que no podamos conseguir una salida pacifica donde sea negación el destino de nuestra nación y su ciudadanía en nombre de todo el conglomerado sobre todo aquel que quiere profundizar y hacerse parte de la solución con la pasmosa función de la vida, algo delicioso y no amargura que es lo que quieren brindar hoy y nada merecido para el alto porcentaje que hoy apuesta al bienestar general que a la vez aspiran un país prospero, solvente en todos los sentidos, donde la acción y el sentimiento vayan juntos y la voluntad de hacer triunfe antes del deshacer, que se instale el amor y la paz como el bálsamo curador de las dificultades en aras de un país triunfador y no una patria destruida y en bancarrota como estamos hoy nada bonito que publicitar, ni nada positivo; que se pueda admirar y exhibir como logros obtenidos que sirvan de motivación para los visionarios e inversionistas, que aun aman este país y lo recuerdan con amor por sus buenas relaciones productivas, donde todo era beneficiosos para ambos en armonía, estratégicas todos ganadores donde se daban la mano, la decencia, la palabra firme, hombres y mujeres de negocios, haciendo colas en las instituciones para pagar gustosamente los impuestos sin ninguna presión, bozaleado, ni agotados, también esa alianza de los productores y cobradores de impuestos y autoridades era perfecta, se imponía el respeto y el deseo de que todo funcionara, poniendo el país por delante.

La tarea del día o tormento permanentemente sin control, diferencia, falta de animo, temor, tristeza, angustia, inconformidad y hasta pesimismo a causado los recientes acontecimientos; como lo son y no deseado para nadie tristemente sucede como cosa normal en este país un apagón de muchos días aun hoy cuando escribía este articulo, la mayoría sin agua ni para tomar menos para su aseo personal, sin gas para cocinar todo un viacrusis hasta para adquirir unas velas, sin efectivo, ni puntos y los especuladores a sus anchas, haciendo su agosto a costillas de todos y del hambre causada por no se quien pero esta en su pleno desarrollo, cada día acentuándose mas como un caballo agalope y sin frenos, quien puede estar con cara risueña viendo este fenómeno en un país que nació rico y lo sigue siendo tristemente hoy sumido a nivel de los países que lamentablemente nacieron sin recursos y se acostumbraron a vivir bajo miserias y sacrificios, pero aquí en Venezuela no hay razón para eso y tenemos derecho a preguntar sin que nadie se moleste donde están nuestras riquezas y quien lo autorizo a usted para que la dilapidara, alguien en cualquier mundo esta obligado a rendir cuentas, explicar de quien lo autorizo para que usted y su equipo nos empobrecieran y se empeñe en que ser pobre es bello y vivir con hambre es saludable y que en no conseguir las medicinas es culpa de otro, que las cosas nada funciona es normal que hay que ignorar todos estas necesidades que son urgente como buen patriota sin lamentarse porque todo es pura felicidad, va sie carajo… ah buen guarito.

Debemos estar consciente que el odio no se combate con odio se combate con amor, vemos con preocupación que algunas personas hasta celebran los males que están pasando en nuestra patria, aquí todos somos perdedores, ejemplo, la familia Ganadore de Fedenaga , que como premio por producir alimentos han sido el blanco o la diana donde apuntan todo aquel que pone e imponen todo lo que sea perjudicar al ganador, sin conocimiento y totalmente ignora los sacrificios que conlleva las labores del campo, a quien le preguntamos por las cuantiosas perdidas que ha sufrido por los apagones y el desinterés de proteger la productividad, este desastre todo debemos ponerle coto por dios santo nuestra patria y su gente esta herida por la desidia y las permanentes confrontaciones.

Alguien tiene que proteger al que produce al agricultor, al industrial, al transportista, a todo el que ayude a soportar la carga y no el que sea una carga que también tiene derecho a comer pero que no sea un obstáculo, ni una barrera a la productividad y creatividad también un mensaje a quienes han causado todas estas dificultades, que estén consciente que todos los lideres deben liderar, hasta cuando sus ideas den resultados positivos y cambiarles los pañales como a los niños y por la misma causa y no olvidarse que si se intensifica el conflicto se estimula la resistencia y aquí pedimos clamor, paz y mas paz y no confrontaciones.

José Gerardo Mendoza Durán

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios