Las emociones juegan un papel crucial en la generación y recuperación de enfermedades terminales

Texto: Katherine Nieto | Foto: Cortesía |

En 2016, Aned Amaro recibió un diagnóstico que la situaba en la estadística de mujeres con cáncer de mama en Venezuela. Esta médico especialista en anestesiología había atendido a numerosos pacientes oncológicos y, hasta ese momento, no pasó por su mente que ella podría ser tocada por el cáncer

En ese mismo año conoció el método que no solo la llevó a superar el cáncer, sino también a mejorar la esperanza de vida de sus pacientes con enfermedades terminales, y a promover que la mente juega un papel crucial, tanto en la recuperación, como en la generación de esas enfermedades

El impacto emocional es determinante

A través de la psiconeuroinmunología, la cual estudia la interrelación entre la mente y el cuerpo; y sus implicaciones clínicas, la doctora Amaro comienza un proceso de alfabetización emocional con sus pacientes, en especial los que padecen algún tipo de cáncer, tanto en el momento preoperatorio, como en el momento de la cirugía, a fin de activar el sistema inmunológico durante la intervención. 

“El doctor Hamer, que es el fundador de la nueva medicina germánica, habla de cómo un impacto emocional vivido en soledad, de manera aguda, desesperada, pero callada, sin ser comunicado, puede determinar y abonar un terreno para que se dé una enfermedad de alto riesgo, por ejemplo el cáncer”, recordó la doctora, quien desde su consulta dirige un programa emocional llamado “Acompáñame”, orientado especialmente a pacientes con cáncer de mama, aplicando la psiconeuroinmunología

Los pacientes que practican la imaginación guiada aumentan en número la cantidad de células Natural Killer, logrando un aumento significativo en la calidad de vida“.

Riffe Schmidt.

La especialista en bioneuroemoción (rama que estudia el lenguaje secreto de los síntomas desde el punto de vista emocional), explica que cuando sucede el golpe emocional, se refleja en el cerebro y en el órgano que posteriormente desencadenará la enfermedad

Al existir el choque emocional, las células denominadas “Natural Killer” (que defienden el sistema inmunitario) tienden a bajar, explica Amaro, quien cita como ejemplo que entre esas células están las encargadas de la vigilancia tumoral; “si alguien muy sano comienza a enfermarse de la noche a la mañana, tiene que ver con una baja en la vigilancia tumoral”, refuerza, la doctora, quien pese a dar esta explicación no deja de un lado la diversidad de factores que generan todo tipo de enfermedades; no obstante recalca que las emociones juegan un papel importante en la generación y erradicación de éstas.

Psiconeuroinmunología en sector público

Amaro, quien aprendió de la pionera en la psiconeuroinmunología en Venezuela, Marianela Castés, desea que este método se aplique en instituciones públicas que atienden a personas con enfermedades de alto riesgo, dado el alto índice de casos oncológicos, producto de la falta de medicinas e insumos para tratarlos e intervenirlos. Mientras tanto, ofrece información a través de su cuenta de instagram @clinicamenteycuerpopni

“Mi propósito es contagiar a los colegas, educar y promocionar que debemos ir más allá y hacer mucho más que prescribir y dar nuestras órdenes médicas o intervenir minuciosamente, sino que al considerar el holos, debemos formar parte de un equipo que involucre mente, cuerpo y espíritu, en pro de la recuperación del paciente”, expresa la especialista, quien apunta que algunas de las enfermedades de alto riesgo más comunes en nuestra entidad son el cáncer, las enfermedades renales, la hipertensión arterial, la diabetes, el VIH, entre otras que son sensibles al estrés propio de un ritmo de vida agitado.

“Son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente y por tanto nuestra vida. Cada célula del cuerpo reacciona a lo que dice tu mente”.

Dr. Bruce Lipton

Replantear las creencias desde la aceptación

La especialista invitó a la población a replantearse ciertas creencias y mirarlas desde la aceptación, y no desde el conformismo. “Por ejemplo, replantearse una cola de gasolina o cualquier cola, y en el proceso hacer algo que nos gusta; llevarnos un libro, escuchar música, crear, estudiar, compartir con personas agradables; insisto, sin conformarse. La invitación es mirar con aceptación y amabilidad las cosas que no dependen de ti, y allí, dejar fluir”, expuso.

La invitación es a considerar, no de manera separada, el cuerpo de la mente, y la mente del cuerpo, tomando en cuenta siempre el espíritu.

Dra. Aned Amaro.
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios