#OPINIÓN Ventana abierta: Respeto a Dios y a la humanidad #22Ene

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor, pero el que se apiada del necesitado le honra”

(Proverbios 14:31)

¿Si no respetan a Dios, qué será para con la humanidad? Esta fue una pregunta que formuló uno de mis hermanos, cuando hace poco hablaba con él. Y sacamos la cuenta que gobernantes y ciudadanos comunes, de todos los países, violan derechos humanos: Oprimen al pobre, dicen falso testimonio para llevar a la cárcel a adversario o a inocentes y muchos más. Con esto, irrespetan el nombre de Dios y seguramente tendrán la respectiva retribución divina por ello.

El abismos económico de Venezuela, llevó a millones de personas a irse de este país y ha causado el cambio del estrato social de muchos que con dificultad serán definidos por los  especialistas. En ese sentido,Cook Antonorsi, L. (2014), clasificó a los venezolanos en cinco estratos:Del I al V, siendo el “I”, la mejor condición de vida y la “V”, la población con pobreza crítica (www.aporrea.org/ideologia/a186337.html)

Cinco (5) años más tarde, encuestadoras y universidades de nuestro país, realizaron investigaciones, donde Blanco, Dayrí (2016) dijo: “No hay clases sociales, 81% de la población venezolana es pobre”. En tal estudio, mostraron las siguientes cifras: “28% de los venezolanos, que es igual a 8,4 millones de personas, están en el umbral de pobreza extrema, 19% (5,7 millones) son pobres no extremos y 34% (10,2 millones de personas) son nuevos pobres. Solo 19% de la población (5,7 millones de personas) son considerados como no pobres” (https://www.el-carabobeno.com/).

Es muy triste donde hemos caído, especialmente cuando nuestros gobernantes lanzan dinero inorgánico, que termina siendo lo que algunos lo llaman “un bozal de arepa”, dinero que solo sirve medio comer, olvidando las necesidades básicas, por ejemplo:Medicinas, lentes, zapatos, ropa, artículos higiene y hasta juguetes para los niños. Y todo adulto, que devenga un sueldo, solicita un dinero que no cause aumento en los productos.

En diciembre 2019, por ejemplo,el Ejecutivo lanzó el medio Petro, colocado en el Monedero Patria y a la larga fueron pocos los que se beneficiaron, haciendo largas colas para comprar en negocios, donde fueron especulados y algunos usureros, por subir el precio excesivo de los productos,los llevaron a la cárcel, o a la ruina, ya que todavía no les ha sido devuelta su “venta”, por no decir su “asalto”. De hecho, está suspendido el llamado “BioPago”. Y parece cíclico, que para estos días vuelven a aplicar el chantaje con el carnet.

Como dice el texto inicial, el que se mete con el pobre, se está metiendo con el Creador de la humanidad:Nuestro Dios. Pero no solo es dañar al pobre que se irrespeta el nombre de Dios, sino por falta de programas de salud, alimentación y esa carencia de tener una calidad de vida, hace que muchos estén muriendo en este país, siendo tan rico y eso es una flagrante violación de los derechos humanos. Inclusive,la equivocada o “interesada”política, no permite los cambios necesarios para que Venezuela salga de esta pobreza.

Pero, sabemos que hay un Dios que tienen promesas para nosotros, entre otras, dice el Señor: “He aquí, yo enviaré un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te traiga al lugar que yo he preparado. Sé prudente delante de Él y obedece su voz; no seas rebelde contra Él, pues no perdonará vuestra rebelión, porque en Él está mi nombre” (Éxodo 23:20,21). Este es un llamado para la persona resignada oque se rinden;igualmente, para el que lo está dañando, arruinado, destruyendo o abatiendo.

No obstante, hay otra promesa que nos muestra en manos de quien estamos. Aprenderla o repetirla nos hace bien: “Todas las naciones que tú has hecho vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre. Porque tú eres grande y haces maravillas; sólo tú eres Dios. Enséñame, oh Señor, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema tu nombre” (Salmos 86:9-11).Amén.

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios