#PulsoEmpresarial Asertividad clave en las negociaciones con el cliente

Msc. Julio Cesar Vargas | Foto: Cortesía |

La asertividad significa afirmación de la propia personalidad, confianza en si mismo, autoestima, aplomo, fe gozosa en el triunfo de la justicia y la verdad pujante, comunicación segura y eficiente; con solo mencionar estas cualidades, la asertividad se hace interesante y apetecible, las personas asertivas tiene las siguientes características:

1.-Se sienten libre para manifestarse. Mediante sus palabras y actos parece hacer esta declaración: “estoy soy yo”, “esto es lo que yo siento, pienso y quiero”

2.-Pude comunicarse con una persona de todos los niveles: amigos, familiares y extraños; y esta comunicación es siempre abierta, directa, franca y adecuada.

3,-Tiene una orientación activa en la vida. Va tras lo que quiere, en contraste con la persona pasiva que aguarda a que las cosas sucedan; siendo estas últimas personas reactivas y no proactivas.

4.-Acepta o rechaza en su mundo emocional a las personas con delicadeza, pero con firmeza, establece quienes van a hacer sus amigos y quiénes no.

5.-Se manifiesta emocionalmente libre para expresar sus sentimientos. Evita los dos extremos, por un lado la represión, y por el otro la expresión agresiva y destructiva de las emociones.

¿En que se fundamenta el aprendizaje asertivo?

El fisiólogo Ruso Iván Pavlov (1849-1936), es conocido mundialmente por sus experimentos a principios de siglo XX con el canino, la comida y la campana. Demostró que la conducta del perro (salivación) originada por la presencia de un estímulo (comida), podría ser originada por otro estímulo (campana) si este se asociaba con la comida. Después de un tiempo, bastaba el sonido de la campana para estimular el perro salivar; a este nuevo aprendizaje se le llamo reflejo condicionado. Con este experimento Pavlov determinaba una de las características del sistema nervioso que permite que tanto los animales como las personas se adapten a las condiciones cambiantes del medio ambiente.

Esta teoría representa la base de todas las teorías de la conducta, para explicar porque actuamos de determinada manera. El Doctor Joseph Wolpe de la escuela de medicina de la universidad de Temple, define la conducta asertiva como la expresión adecuada de cualquier emoción, que no sea la ansiedad, hacia otras personas. Nótese que la ansiedad no es una emoción original, sino un resultado de procesos neuróticos, el propósito del Doctor Wolpe consiste en reducir las ansiedades y temores que impiden al sujeto comportarse con aplomo y defender sus derechos.

Saber lo que sentimos no es suficiente; debemos expresarlo adecuadamente. La conducta asertiva emerge como eses aspecto de la libertad emocional que se refiere a la defensa de los propios derechos: esto supone: reconocer los propios derechos, hacer algo al respecto para realizarlos y hacerlo dentro del marco de la lucha por la libertad emocional.

Msc. Julio Cesar Vargas

Redes sociales:

Twitter:@jvargaslara

Facebook y correo electrónico: [email protected]

Instagram: @jvargascalles30

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios