Buniak: Anular las operaciones de pagos en divisas perturbará una economía que está prácticamente dolarizada 14Oct

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

Como un “paso gigantesco hacia atrás” califica el economista Leonardo Buniak, la decisión del Banco Central de Venezuela, de anular las operaciones de pago con divisas a través de la banca nacional, medida que va a perturbar los sistemas de pago de la economía venezolana desde el punto de vista transaccional.  

Buniak quien es calificador de riesgo bancario, también se refirió de nuevo a la situación de la banca venezolana, señalando que se ha reducido a tales extremos que en estos momentos su capital representa el equivalente al de una oficina bancaria de cualquier isla del Caribe.

“Lo que acaba de ocurrir con el Banco Central de Venezuela es un paso gigantesco hacia atrás, el gobierno de alguna manera había reconocido que el mercado se impone y que de alguna manera, gracias a Dios que el dólar existe, pero esta decisión va a perturbar el sistema de pago de la economía, la cual está prácticamente dolarizada y esta medida va a vulnerar, va a pulverizar el funcionamiento del sistema de pagos en el país, que realmente está funcionando gracias a que existe el dólar de los Estados Unidos

Precisó sobre la banca, que estamos hablando de un problema de raquitismo financiero, la economía se ha  el empequeñecido de una manera extraordinaria, el mercado de divisas se ha reducido como lo reconocen  organizaciones como Fedecámaras, Conindustria, Consecomercio, Fedenaga, Fedeagro, el Estado se ha reducido al mínimo para todo el empresariado venezolano, y ya uno se puede imaginar lo que esto significa desde el punto de vista de la generación de riqueza.

Destacó que aun cuando el FMI estima que este año la economía venezolana registrará una caída del 25% todo esto vinculado con los efectos colaterales del Covid-19, en sus proyecciones personales pronostica que la caída será mucho mayor y podría estar en un – 32%.

Revela que el Gobierno está aplicando medidas con la finalidad de aplanar la curva de contagios del COVID-19, de manera que no esta no supere lo que se denomina “el umbral del sistema de salud pública” y no colapsen los hospitales debido al crecimiento de los contagios, por lo que confinas la economía a través de cuarentena, aislamiento, pero estas medidas producen el cierre de empresas, empresas que no producen, que no están cumpliendo con las obligaciones con sus proveedores y no están al día con la banca en término de créditos bancarios, entonces se produce una suerte de profundización de la crisis y contracción  de la actividad económica, explicó.

Señala que el Gobierno ante estos escenarios debe saber que tiene que debe gozar de instrumentos de política fiscal, de capacidad económica, de holgura fiscal, de holgura económica para poder atenuar los impactos de la crisis generada por el propio confinamiento, señalando como ejemplo los casos de Chile, Estados Unidos, Europa.

“En el caso de Venezuela, lamentablemente estamos al final de la lista, porque el gobierno no tiene la holgura económica, tampoco la capacidad fiscal, no tiene las reservas internacionales, no tiene la capacidad económica para poder atenuar los impactos de la recesión; pero lo peor de todo es que hace todo lo contrario a lo que debía hacer, mientras todos los bancos centrales de América Latina han reducido el encaje legal, a niveles de 7%,8%, 10%, no superando en algunos casos los 10% o 12% , en el caso venezolano el encaje se mantiene en 93% y no fue modificado por más ruegos que  hicieron las distintas organizaciones gremiales de la empresa privada para que se bajara el encaje legal, por lo menos a 65% que tenía hace dos años; de manera que no hemos visto por parte del Gobierno tomar medidas económicas que permitan cooperar con el sector empresarial para salir de la crisis”.

Advierte que el empresariado nacional ha sido muy categórico, al exigir al gobierno que genere las condiciones de política económica para la empresa venezolana tenga flujo de caja operativo para: comprar materias primas para poder producir y para poder pagar los salarios en aquellos sectores que todavía están cerrados, flujo que aparece por dos vías por el tema impositivo, a través del diferimiento del pago de impuestos y reduciendo el encaje legal para que la banca disponga de recursos para financiar a través del crédito bancario, la actividad productiva, dijo Buniak en Fedecámaras radio.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios