#OPINIÓN Por la puerta del Sol (87): Encuentro letal de dos mundos #17Oct

Amanda Niño de Victoria | Foto: Cortesía |

Una de las principales preguntas que nos hacemos, es si hubo un descubrimiento o un encuentro, porque ya la América estaba poblada con una cultura general en todos los ámbitos, incluidas sus creencias, su organización política y su gobierno. Lo que demuestra a toda luz que fue un encuentro fortuito. Se encontraron con un mundo sin saber que este era otro mundo, no el territorio de las especias que ellos buscaban.

Entre paréntesis significado de Descubrimiento: Territorio, provincia o cosa que se ha reconocido o descubierto. Hallar lo que estaba ignorado o tapado, no desolado, ni vacío ni despoblado.

Con la llegada de los invasores se borraron las lenguas autóctonas imponiendo otras, se destruyó toda la cultura aborigen, los indios no disfrutaban de derechos humanos, desde entonces se les consideró animales.

Con el “Descubrimiento y conquista” llegaron a América toda clase de enfermedades europeas, diezmando la población.

Conquistar para los españoles era invadir a la brava las tierras de los indios, quitarles el oro, la plata, los alimento y sus mujeres.

Fue muy grande la desestabilización producida en nuestros aborígenes, en su tradicional modo de vivir, con la usurpación de sus tierras, la toma de sus hombres para convertirlos en esclavos, el uso y abuso de las mujeres indígenas, en la prohibición de sus creencias, el daño de sus cultivos, el saqueo infame y constante a que eran sometidos etc. Fue terrible el impacto sicológico ante la feroz presión impuesta por unos desconocidos en su propio territorio, muchos indios prefirieron suicidarse.

Todas estas barbaridades confirman que la fulana expansión de la fe como se ha dicho en ocasiones, no tuvo nada que ver con la fe, sino con la ambición por el oro de nuestras tierras y de todas sus riquezas.

A España debemos la religión, las construcciones y el idioma, pero a qué precio.

Después de intensas batallas las culturas se mezclaron a la fuerza, flechas envenenadas cruzadas con los arcabuces se convirtieron en batallas interiores dentro del espíritu de sus actores.

Las ambiciones pérfidas no tienen diques, soñadas libertades yacen deshechas.

Abusos y raptos nunca cesaron. El periodista e investigador colombiano Germán Castro Caycedo expone en su libro Hurakán lo siguiente: Y al registrar el segundo rapto violento cometido por el Almirante, vemos muy claramente que es desde allí desde donde se instauró definitivamente la barbarie en América.

Al robar a los indígenas fue este hombre Colón, quien rompió la paz entre dos razas.

El Almirante se dedicó escribe Castro Caycedo a recorrer islas e islas, a buscar y apoderarse del oro a como diera lugar y a mandar a las bodegas de sus pestilentes barcos a cuantos indios cupieran con el fin de venderlos más tarde en Sevilla.

El indio se cansó de los abusos, aprendió de sus mismos atacantes a defenderse de aquellos criminales. Los abusadores sintieron sobre su físico lo que el indio podía hacerles, allí nació la venganza.

En este encuentro entre dos mundos los aborígenes perdieron su dignidad. Vieron desaparecer de la noche a la mañana el respeto que se practicaba por el ser humano en casi todo el continente y la solidaridad que se tenía como prioridad frente al semejante también se perdió.

Los mismos usurpadores pudieron comprobar esto desde que pisaron tierra americana aquel desdichado 12 de Octubre de 1492.

Su crueldad equivalía a fortaleza, negaron sus propiedades a los indios y también sus bienes.

Los indios todo lo compartían, eran puros, no tenían vergüenza por andar desnudos.

El exterminio fue tan grande que llegó el momento en que en las islas dejaron de volar por bandadas los buitres porque no habían ya cadáveres sobre la tierra.

El saqueo y muerte no paró con la llegada de Colón. A toda Europa encegueció la ambición, solo venían por el oro no para beneficiar los territorios invadidos. Piratas y bucaneros se enfrentaban con aquellos que solo venían a robarse las riquezas y oro de nuestros antepasados los indios.

Regresando atrás hay que poner énfasis en que una vez hubo el fortuito encuentro el español y los que llegaron luego no pensaban sino en el despojo, nunca vieron ni sintieron el afecto conque los indios los recibían con obsequios. Su respuesta fue acabar con ellos vilmente.

¿Por qué ese odio y brutalidad? ¿Por qué nunca los reconocieron como seres humanos sino como animales? Para esos bárbaros eran más importantes los perros furiosos traídos a nuestro continente para que devoraran a quienes los recibieron con los brazos abiertos…

Aquí no llegó la cultura, llegó la barbarie y la ambición que tan bien copian los dictadores que gobiernan nuestros países. Llegó la ambición invadiendo los predios ajenos de nuestros antepasados con el valor que dan las armas produciendo terror. La característica más sobresaliente de esa época de invasiones llamada Descubrimiento de nuestro territorio fue la gran criminalidad de sus autores.

El oro y solo la ambición por el oro y las riquezas fue la principal causa que llevó a cabo la extinción de la Cultura Prehispánica…

Última parte próximo sábado.

Amanda Niño de Victoria

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios