#VÍDEO #HistoriaMenuda Taormina Guevara, la sempiterna dama del ballet

Oscar Castro Leal | Foto: Archivo IMP |

Desde siempre Barquisimeto ha sido una ciudad dada al quehacer cultural. Zarzuelas y operetas plenaban los incipientes escenarios hace un siglo.

Compañías teatrales y de danzas iban y venían con mucha frecuencia de la capital larense desde finales del siglo XIX. Es en este contexto que nace en 1925 Taormina Guevara, de quien nos ocuparemos en esta entrega de Historia Menuda.

La joven demuestra desde muy joven inquietud por el baile y la danza, pero en sus años mozos, no cuenta la ciudad con un plató adecuado pues el viejo teatro Juares ya se encontraba en estado de deterioro.

Taormina se inicia en el mundo escolar en la escuela Wohnsiedler de Barquisimeto. En 1940 es enviada a Caracas a continuar sus estudios y allí inicia su formación como baletista.

Logra destacarse, tanto así, que en 1945 es invitada a la ciudad de El Tocuyo a participar en la celebración del cuatricentenario de su fundación, acontecimiento que contó con lo más granado de la cultura regional y nacional.

Ante la decandencia del teatro Juares de Barquisimeto, la joven Taormina se presenta en salas privadas, entre ellas el Cine Rialto, escenario que servía además de la proyección de películas como escenario a las diferentes manifestaciones culturales locales.

En 1946 recibe una beca del Gobierno Nacional y es enviada a los EEUU. Un accidente en Nueva York no le permite volver a la danza y desde ese entonces se decica a la enseñanza del ballet.

Regresa a Venezuela y en 1949 funda su propia academia de ballet en Barquisimeto. Fue esta insigne artista la figura más relevante del ballet y la danza regional.

Y su punto más álgido fue la presentación de su propio grupo de ballet realizada en el nuevo Teatro Juares, con motivo de celebrarse los 400 años de la fundación de Barquisimeto, noticia que por supuesto fue reseñada por El Impulso en septiembre de 1952.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios