#VIDEO ¡Volvieron las misas! Iglesias católicas se esfuerzan en cumplir medidas de bioseguridad #4Dic

José Enrique Arévalo | Foto: Katherine A. Nieto |

La pandemia de la COVID-19 llegó al mundo, y las rutinas de vida cambiaron por completo. Trabajos, estudios, conciertos, y cualquier actividad grupal se vio limitada por el hecho de evitar la propagación de este virus.

En Venezuela, el coronavirus llegó en el primer trimestre del año 2020, y a partir de marzo, el país entró en una etapa de confinamiento social. Sin embargo, después de casi 9 meses, comienzan a surgir ciertas medidas de flexibilización que permiten la realización de distintas actividades grupales. Entre ellas: la Santa Misa en las iglesias católicas.

A partir del domingo 29 de noviembre la Conferencia Episcopal de Venezuela otorgó el permiso para que comiencen a realizarse las Eucaristías en el país, mismo día que inició la festividad del Adviento para la iglesia católica, lo cual significa el primer período del año litúrgico cristiano.

A pesar de que se otorga este permiso, la Conferencia Episcopal de Venezuela hace énfasis en la necesidad de cumplir con las medidas de distanciamiento social y de bioseguridad en los templos, para evitar que ‘la casa del Señor’ se convierta en un foco de contagio de la COVID-19.

Por ende, en los bancos de los templos existe separación entre cada feligrés, y lo mismo ocurre al momento de hacer la fila para recibir la comunión, que cabe destacar, es entregada por el sacerdote en la mano del devoto sin excepción, todo esto tomando en cuenta que muchos de los feligreses venezolanos tienen la cultura de recibir el cuerpo de Cristo directamente en su boca.

Pero llevar a cabo todos estos protocolos de protección ante la COVID-19 no es tarea sencilla en Venezuela. Yitzy Vargas, servidora en la iglesia La Concepción, ubicada en el centro de Barquisimeto, contó a Elimpulso.com que “fue bastante difícil costear la primera compra” de los productos de bioseguridad, pero gracias a algunas donaciones de empresas y personas particulares, pudieron comenzar con buen pie.

Hay un grupo de servidores que se encargan de colocar el gel antibacterial en las puertas“, precisó Vargas.

Sin embargo, resaltó que con lo recibido económicamente en las colectas de las misas no alcanzará para comprar todo lo requerido como medida de higiene, pensando en la salud de los feligreses. Por ende, la iglesia católica en general emprende un reto importante en una etapa tan especial como lo es la época decembrina, y por consecuencia, el nacimiento del Niño Jesús.

Debemos renovar a Cristo en nuestros corazones, no solo llevar la navidad de forma comercial. Que podamos practicar la caridad y seamos mejores personas. Que esta pandemia sirva de lección para que seamos mejores“, contó Vargas en cuanto a lo que desea que signifique esta etapa para todos los venezolanos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios