#ESPECIAL Palavecino en ruinas: Fallas eléctricas, falta de gas y huecos en la voz de sus habitantes

Enrique Suárez / Brian Vidal / Katherine A. Nieto | Fotos: Katherine Nieto / Cámara: Katherine Nieto/ Brian Vidal Video: Katherine Nieto |

Una verdadera pesadilla viven los habitantes del municipio Palavecino debido al recrudecimiento de las fallas en los servicios públicos. ElImpulso.com registró los testimonios de sus habitantes quienes claman por calidad de vida


La suerte de Palavecino no ha estado precisamente en las políticas públicas implementadas por los gobernantes de turno. Los servicios públicos y el desarrollo económico y urbanístico (planificado) de la jurisdicción han tenido más bajos que altos; y los ciudadanos, entre montones de basura, fallas en el transporte público, huecos y la más fuerte escasez de agua, hablan en este especial acerca de estos y otros servicios que ponen en jaque a los palavecinenses.

Es uno de los municipios más poblados del estado Lara y forma parte del área metropolitana de Barquisimeto. Según sus habitantes es una de las localidades donde más se ha sentido la crisis eléctrica y la escasez de gas doméstico. En 2020 los apagones fueron el pan de cada día, sin embargo en lo que va de año la situación ha mejorado.

“Los cortes ahora no son diarios, antes eran de hasta siete horas al día y actualmente son cada tres días y por tres horas máximo”, expresó Eli Colmenárez, quien habita en la urbanización La Mora.

Con esta apreciación coincide Raúl Azparren, vocero de la Asociación Civil “Activos por la Luz”, quien manifiesta desconocer el motivo de la disminución del racionamiento de electricidad.

“Desde el mes de noviembre ha disminuido el número y tiempo de cortes. La explicación no la ha dado la empresa, pero en las últimas semanas se ha presentado un problema que son las fluctuaciones eléctricas que pueden dañar los electrodomésticos “, puntualiza.

En el municipio la realidad de los ciudadanos puede variar dependiendo del área de residencia, es por eso que en las zonas rurales la percepción de una “mejora” en el servicio eléctrico no existe.

“Aquí en Las Tres Topias no hay nada, no tenemos gas y la luz se nos va a cada rato”, es la queja de una señora cuyo rostro denota cansancio y descontento. No es para menos, debe cocinar la poca comida que tiene con leña, exponiéndose a sufrir graves problemas en su salud respiratoria.

Su nombre es Ana Padilla y relata, además, que tampoco cuenta con el servicio de agua, hasta el punto que las plantas que conserva en su patio se debilitaron.

Las fallas en la distribución de bombonas de gas parece ser un problema generalizado en Palavecino, no solo en la alejada comunidad de Las Tres Topias, sino también en sectores como La Mora, Blanquita de Pérez, Tarabana, entre otros.

“El suministro de gas es deficiente. Cuando se va la electricidad nos toca cocinar con leña o hacerlo temprano antes de que nos sorprenda el apagón”. afirmó uno de los habitantes de las zonas más afectadas.

“No hemos tenido suerte con los gobernantes”

Los palavecinenses no solo deben lidiar con las fallas en los servicios básicos, la vialidad es otro problema que los aqueja.

“Hay muchos botes de agua y estos dañan las calles. Si te vas por la vía de La Mendera al final de la avenida Libertador hay cloacas que tienen muchos años y afectan el pavimento. Las mayorías de las calles están igual. No se que pasa con la alcaldía y la gobernación, este es un municipio que realmente  paga impuestos”, manifestó el señor Miguel Juares, quien se encontraba en una cola por gasolina.

Una opinión similar tiene Daniel Vanegas, otro de los ciudadanos consultados. “Desde que tengo uso de razón la vialidad es defectuosa, huecos y desborde de aguas negras”.

Los habitantes de Palavecino, quienes recientemente vieron cómo el municipio arribó a sus 203 años de fundado en medio de necesidades, solo esperan respuestas que se traduzcan en soluciones a sus problemas, quieren calidad de vida.

Sin transporte, ciudadanos vuelven a la época de la Colonia

Otro tema a abordar es el transporte. Por años, Palavecino se caracterizó por tener una gran cantidad de unidades de transporte público que hacían atractiva la posibilidad de vivir en cualquier parte de Cabudare.

Los famosos “rapiditos” y las líneas tradicionales de transporte daban a los palavecinenses una posibilidad de poder trabajar en Barquisimeto sin preocuparse de su llegada y salida diaria. No obstante la crisis económica que vive Venezuela trastocó esta manera de vivir.

La realidad actual de los habitantes de Palavecino está sumida en el calvario que significa largas horas de espera por algún autobús repleto de personas, a pesar de la pandemia del coronavirus o en el peor de los casos, tener que caminar largos trechos ante la falta de efectivo que viven no solo los habitantes de esta municipalidad sino los venezolanos en general.

Esto último ha causado la muerte progresiva del transporte en todo el estado Lara.

Tarifas y rutas

En 2017 los usuarios contaban con el servicio de “rapiditos” hacia Cabudare

En Palavecino, la tarifa del pasaje cambia prácticamente semanal. Hasta la publicación de este trabajo especial, el monto de la tarifa es de Bs. 150.000 por persona.

La mayor queja de los usuarios es que las rutas fueron cambiadas casi en su totalidad.

Los más afectados con esto son los habitantes de comunidades como Tarabana, Chucho Briceño, Agua Viva, entre otras, que tienen que caminar hasta el centro de Cabudare para poder tomar algún autobús que lo lleve a Barquisimeto, esto si tienen la suerte de que pase alguno de forma rápida.

En condiciones normales, los usuarios aguardaban unos 15 minutos por una unidad de transporte. Ahora, los habitantes de Cabudare y el resto de comunidades en Palavecino, deben esperar hasta 2 o 3 horas para poder abordar algún vehículo que lo lleve hasta su destino.

Rechazo contundente al cobro del pasaje en dólares

Los usuarios del transporte público en Palavecino fueron consultados sobre la posibilidad del cobro del pasaje en dólares ante la falta de bolívares efectivo. La mayoría no estuvo de acuerdo con esta posibilidad.

En días pasados los representantes del sector transporte en Lara argumentaron que el costo real del pasaje en Venezuela debería ser de 1 dólar por usuario, sin embargo en la situación que viven los venezolanos y con los sueldos precarios que perciben no es posible que esto pueda ejecutarse, dijeron los propios transportistas.

“Es imposible pagar un dólar. Imagínese para quienes agarran varios buses en un día. Sería un aumento de 150 mil bolívares, que es lo que cuesta ahora, a 1 millón o dos millones, depende de lo que cueste un dólar en el día. Imposible”, dijo Pedro Arroyo.

La solución planteada

Para algunos usuarios la idea de digitalizar el pasaje en el estado Lara, es quizás la solución más rápida ante la falta de efectivo.

Se refieren al cobro electrónico para el transporte superficial que anunciara el ministro de Transporte del régimen, Hipólito Abreu, como una de las metas que busca su despacho para este 2021.

El sindicato del transporte en el Estado Lara está abordando la situación, pues son los más interesados en poner en marcha este mecanismo de pago.

El presidente del Sindicato Automotor en el estado Lara, Giovanny Peroza explicó a Elimpulso.com que estudian varias propuestas en aras de llevar el mejor servicio a los larenses y que también convenga a los transportistas, porque no están en la posición de poder subsidiar el servicio.

Por su parte, Hipolito Abreu, señaló que para poner en marcha este tipo de mecanismos se debe tener un presupuesto de al menos 15 millones de euros a propósito de alguna de las cotizaciones que han recibido por parte de algunas empresas. “El monto no llega ni al 2,5% de esa cantidad y hemos logrado tener todos los sistemas activos a través del cobro de pasaje”, afirmó el titular de transporte.

La basura ‘ahoga’ las calles

Hace más de 15 años que el municipio no recibe nuevos camiones compactadores de basura, según relató a Elimpulso.com Daniel Orellana, exconcejal de Palavecino. Por ende, el parque automotor especializado para la recolección de basura está obsoleto o severamente desgastado y es visible en las calles del municipio, pues los vehículos en los que se presta el servicio son camiones de estaca o volteos y, en el mejor de los casos, un camión compactador adaptado. 

Vertedero de basura ubicado en el sector Tarabana, en medio de las viviendas del lugar.

Freddy Couri, exdirector del Instituto de Servicios Públicos de Palavecino, quien laboró durante la pasada gestión de José Barreras, recordó que Palavecino producía, en promedio, 2.500 toneladas de basura al mes, en el año 2018 y expuso que si la frecuencia de prestación del servicio es la debida, no tiene por qué acumularse basura ni en las casas, ni en las avenidas. No obstante se ha tomado la costumbre de sacar las bolsas hacia las avenidas, quizás en señal de protesta o, como lo dijo Alberto Rodríguez, habitante de El Recreo, porque Mirna Vies, actual regente municipal, así lo indicó.

Rodríguez y algunos de sus vecinos de la zona expresaron a Elimpulso.com que el aseo pasa “por el camino de la novia” cada 15 o 20 días. 

La perspectiva de Manuel Cols, exdirector general de la Alcaldía de Palavecino, es que se debe recoger la basura en las casas cada tres días. “Pero ahora hay un foco infeccioso en una gran cantidad de sitios en el municipio, en vertederos improvisados. Mientras exista eso, no se puede hablar de un sistema de recolección de desechos. “Lo que hay es una recogedora de basura en las calles”, criticó.

Sobre este mismo tema, el actual presidente de la Cámara de Comercio de Palavecino, Samuel Medina, expuso que los comerciantes también padecen los rigores del mal servicio de aseo en la jurisdicción, pero además deben pagar altas sumas de dinero.

Vertedero de basura en Tarabana, parroquia Cabudare del municipio Palavecino.

Indicó que hay negocios pequeños en Palavecino que pagan entre 13 y 14 millones de bolívares, cuando el año pasado por estas mismas fechas pagaban Bs. 1.400.000; pero las grandes tiendas pagan por encima de los 100 millones de bolívares, precisó. El incremento en el cobro del servicio se dió durante la pandemia por la COVID-19 pero aún así, en las calles se exhiben montones de basura a diario.

El mal servicio de recolección de basura en Palavecino sigue representando un problema de salud pública, puesto que se generan gusanos y moscas en las bolsas, durante la larga espera por los camiones recolectores. Además los vertederos se sitúan en lugares de riesgo, uno de ellos está en un terreno baldío al lado del CDI Dorotea Navas, en la urbanización El Recreo, otro está en la zona de Tarabana, cerca de la escuela del sector y en medio de las casas.

El agua: El recurso más deseado

Los moradores de Palavecino ya perdieron la cuenta de los años que tienen enfrentando escasez de agua, pero desde hace al menos dos años se ha acentuado la crisis y los ha obligado a caminar largos trechos hasta una toma clandestina que ahora funciona como pila pública, para llenar recipientes que luego llevan a sus casas.

Naturalmente, la proliferación de urbanismos ha ocasionado también esta crisis por el agua, por cuanto no se han ejecutado proyectos acuíferos como la represa Dos Bocas que vendría a abastecer a Palavecino y Simón Planas, aunado al limitado funcionamiento de los pozos ya perforados, muchos de los cuales están inoperativos.

De esto conversó Elimpulso.com con el ingeniero Manuel Cols, expresidente de la extinta Fudeco y exdirector General de la Alcaldía de Palavecino. Cols indica que en el país no hay capacidad para construir la represa Dos Bocas ni Yacambú, donde se habían puesto las esperanzas para solucionar la falta de agua en Lara.

Sin embargo, considera que en Cabudare hay algo que Hidrolara no ha querido afrontar y es que en El Valle del Turbio hay numerosos pozos donde otrora había haciendas. Deben existir no menos de 20 pozos que si Hidrolara los explora, podrían  incorporarse a la red y atenuar la crisis. “Pero yo creo que Hidrolara por aquello de que los pozos están en parcelas particulares, desecha esa alternativa”, cerró.

En ese punto coincide el exconcejal Daniel Orellana, expresidente de la comisión de servicios públicos de Palavecino, quien dijo que en el mencionado valle existen pozos ya perforados y equipados, los cuales pueden aportar unos 500 litros por segundo y paliar el déficit de 1.300 litros por segundo que tiene el municipio.

Aseguró que en Palavecino no se están produciendo los litros de agua necesarios y que además se perdió la capacidad de distribución, por lo tanto, “lo que hace Hidrolara es administrar el déficit de agua en Palavecino. Todo esto va en detrimento de la calidad de vida del habitante de Palavecino”, sentenció.

En una protesta que realizó la sociedad civil el pasado miércoles 10 de febrero en el sector El Trigal, denunciaron que para la parroquia José Gregorio Bastidas, de seis pozos que deben estar funcionando, solo lo hacen dos, con los que se están abasteciendo actualmente más de 100 mil habitantes.

Por su parte la Organización Gente del Agua Carabalí, explicó a Elimpulso.com que de 7 pozos que existen en esa estación, solo funcionan 5 y que ello representa una grave crisis porque además de no existir la suficiente producción de agua, exister motores y equipos de rebombeo fuera de servicio en esta estación de la que se proveen de agua unas 20.000 familias.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios