#OPINIÓN Reflexión en positivo: Producir y compartir #29Abr

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

Se dice que el grado de éxito en la vida es directamente proporcional al grado de planificación, control, disciplina y voluntad que pueda tener cada persona acompañado de una buena dosis de ambición a ser distinto, como pertenecer a una edición especial y no sumarse a un grupo de esos que dicen “a mí me da igual ya los ricos están completos”, por supuesto si hablamos de crecimiento material, económico que también es bienvenido, porque esto empareja muchas cosas y abre con más facilidad las puertas y hasta fronteras y conllevan a desmontar muchas diferencias; diferencias jamás pensada por que no eran viables, en estos momentos es muy visible porque hoy en día hay un número muy grande de nuevos ricos que ponen en práctica con bombas y platillos , aquí la tos y el dinero no se puede ocultar, estos ricos a muchos nos alegran porque se ha comentado por muchos años que los ricos o ser rico es tan difícil que el mundo no llegaran a cien (100) ¿Cómo será de difícil? o era porque según las noticias nunca desmentían que en nuestra patria hay un alto porcentaje que jamás tenían condiciones ni preparación para en poco tiempo andar en danzas de los billones y superando a Rockefeller un empresario Norteamericano, que llego a ser el hombre más poderoso económicamente del mundo, hoy se habla de otras generaciones que según las noticias superan o están igual con Carlos Slim o Bill Gates, eso es bueno, no lo critico, los admiro porque mientras más ricos hayan menos pobres hay, ellos sí que generaron trabajo en nuestra patria y sus capitales no fueron golondrinas; lo ideal seria que se queden en nuestro país; y que se reinvierta en bienestar para muchos desocupados o empleados con un dólar ($) mensual de sueldo.

Mis felicitaciones a esos nuevos triunfadores en lo económico o material pero con el deseo de que le entre el espíritu de Don Eugenio Mendoza, rico de verdad a pulso y jamás confundió el dinero con la vanidad y con sus trabajadores no marco diferencias, primeros ellos ante todo; pienso que no hay un solo empleado de los cientos de trabajadores de Don Eugenio Mendoza que no tengan agradecimiento, gratitud con sus compañeros de trabajo como los llamaba él, desde el trabajador más humilde hasta el ejecutivo más alto tenían el mismo trato, la comunicación y la alianza de gran jefe y con los hijos de los trabajadores igual; eso es lo que necesitamos aquí, ciudadanos dignos, trabajadores con ambición, sin límites sin fronteras ,no practicantes de la ley del menor esfuerzo; que inviertan su dinero aquí sin la menor duda de los buenos éxitos y su rendimiento y la satisfacción de producir y compartir, ayudando a salir de la miseria y aprovechar las bondades de que esta patria que es rica, virgen y con la ayuda de todos estos nuevos ricos saldrían de la miseria y a flote, con todo lo antes referido no tengo duda que tendrán quorum antes muchos; y que deseamos el bien para todos y la buenas relaciones sin discriminación, no olvidarse que a fin de reconocer el éxito, es necesario definir primero a donde estuvo el fracaso y que nunca es tarde para rectificar, recordar que nuestro país es muy joven y solo fracasa cuando abandonas y buscas excusas o mueres.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios